Breaking News

Embarcaciones “made in” Luperón, Puerto Plata


¿Se imagina navegando en las aguas del mar Caribe en una embarcación que lleve el sello “hecho en Puerto Plata”? Aunque para muchos sería una utopía, para el equipo de 64 hombres que trabajan en la empresa AventuraBoats… es una realidad. Y tienen muchos años haciéndolo. 

Lo que sucede en esta empresa es una demostración de la capacidad de exportación de conocimiento que tiene el país. Desde la loma La Culebra, en Luperón, se fabrican embarcaciones para bucear, pescar, realizar snorkeling y a la medida, que luego son exportadas a distintas islas del Caribe y Estados Unidos. 

Su confección se inicia encerando los moldes, que luego serán cubiertos con distintas capas de laminado de fibra, hasta lograr los acabados, como el piso y accesorios, que son elegidos al gusto de sus dueños. 

Según Ariel Espinal González, AventuraBoats fabrica alrededor de 12 barcos al año, que suelen enviarse a Miami, Gran Caimán, las Islas Vírgenes, Jamaica, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, entre otras. Están preparados para responder a un eventual aumento en la demanda de pedidos. 

La fábrica está en funcionamiento desde el 2002. | Lésther Álvarez

Espinal González, quien tiene más de 12 años laborando en la empresa, explica que la mayoría de los clientes suelen encargar barcos para pescar o para uso privado. Además, cuentan con encargos de compañías del sector turismo, que compran barcos para ofrecer tours a los turistas. 

De acuerdo con su página web, AventuraBoats, que es dirigida por el arquitecto francés Luc Guessard, es el “primer constructor de catamaranes para turismo en el Caribe”, lo que también le imprime un sello de identidad que promueve al destino República Dominicana más allá de las playas y el todo incluido que ofrecen los hoteles. 

Relata que, a mediados de los 90, Guessard construyó su trimarán de 35 pies en Brasil. “Con su hermano Frank, Luc navega durante ocho meses por el Caribe y comienza un negocio de Day Charter con su barco en Luperón, en la costa norte de República Dominicana”. 

La empresa inició sus operaciones en 2002, cuando “organiza un equipo y comienza a construir catamaranes en fibra de vidrio de 30 pies para las dos empresas de buceo más importantes de la isla”. En la actualidad, los barcos que construyen van desde 31 hasta 49 pies. 
Limitaciones 

La empresa es contratada para la fabricación de embarcaciones para realizar tours turísticos. | Lésther Álvarez

La ubicación de AventuraBoats se convierte en una limitante para aumentar su producción, ya que este tipo de fábricas deberían estar cerca de las costas. “Algunas limitaciones son algunos permisos para poder hacer construcciones cerca de la costa”, señala Espinal González, quien agrega que “eso nos dificulta bastante, a veces no dan permiso”. 

Al ser cuestionado por el equipo de elDinero sobre si preferiría estar trabajando cerca de la costa, Espinal González afirmó que sí. “Imagínate, sólo vamos a tener que empujar (el barco) al agua”. 

Como empresa, explica, conocen la importancia de tener operaciones amigables con el medio ambiente, ya que su conservación también representa la estabilidad de su negocio. 
Desarrollo 

Dentro de las oportunidades que brinda el proyecto de LimeStone Park está la creación de espacios que permitan trasladar la fábrica a la Bahía de Luperón. 

Esta alianza estratégica permitiría fabricar y reparar los barcos sin la necesidad de trasladarlos por las calles del municipio de Luperón, las cuales ocupan cada vez que deben entregar una embarcación. 

Además, esta inversión significa la creación de empleos. Espinal González estima que se podrían crear alrededor de 500 puestos de trabajo, que incluirían arquitectos, programadores, pintores, técnicos en electricidad, entre otros. 

Espinal González destaca que trasladar la fábrica a las instalaciones de LimeStone Park permitiría ofrecer servicios a los veleristas, que cada año llegan a la bahía. “Se les da un servicio y, en vez de ir a Tórtola, que queda bastante lejos, lo tendrán aquí en una bahía bastante protegida”. 
Modelos 

Un catamarán en proceso de fabricación. | Lésther Álvarez

AventuraBoats cuenta con cinco modelos de barcos. El Arawak 42, que lo destacan como su buque insignia, lo describen como “rápido, con consumo eficiente y puede varar en la playa”. Esta embarcación puede transportar cómodamente a 70 pasajeros en las áreas resguardadas y 55 invitados para snorkel tours y fiestas. 

“Con el Taino 42S mezclamos el placer de la vela con la maniobrabilidad, estabilidad y velocidad de un catamarán a motor”, describen en su página web a este modelo, cuyo diseño se adapta a “sus necesidades y a su presupuesto”. 

Cuentan, además, con el modelo Macorix 36, que puede transportar a un máximo de 44 pasajeros en las áreas resguardadas; el Warao 31, que puede transportar hasta 26 pasajeros y puede usarse para pesca deportiva y buceo; y el Kuna 30, que es un catamarán sólido, que puede albergar hasta 20 pasajeros.

 


No hay comentarios