Breaking News

Ya es tiempo de tomar el control de las calles de Puerto Plata

Esta columna ha venido criticando desde hace tiempo el desorden urbano que, hasta ahora, ha prevalecido en nuestra ciudad. Hemos censurado, en un lenguaje a veces bastante severo, la ocupación de espacios públicos que han convertido a Puerto Plata en una ciudad intransitable donde el peatón no ha sido tomado en cuenta. En una columna publicada hace ya varios años, definimos a Puerto Plata como ´´una ciudad tomada´´: tomada por motoconchos que se aglutinan arbitrariamente en las esquinas impidiendo la libre circulación de ciudadanos; tomada por vendedores ambulantes que, sin ton ni son, ocupan aceras completas convirtiéndolas en improvisados mercados; tomada por talleres que han llegado a bloquear calles enteras. (El caso de la calle en las inmediaciones de Javilla Tours es un ejemplo de tantos).

Los más arrogantes y los más radicales en todo este caos citadino son los motoconchos quienes han llegado a creerse dueños de la ciudad. Este redactor llegó a sugerirle al alcalde anterior que les entregara las llaves de la ciudad a ellos ya que al no haber autoridad con pantalones que les impidiera su arbitraria ocupación de esquinas y aceras consideramos que son ellos y no el cabildo quienes tienen potestad sobre los espacios públicos de esta ciudad.
Hasta ahora Puerto Plata ha sido una ciudad donde ha prevalecido la anarquía urbana y donde el ordenamiento territorial fue totalmente olvidado por las autoridades anteriores. Por eso saludamos y aplaudimos la intención del nuevo alcalde de hacer cumplir los artículos relativos al ordenamiento de la ciudad establecidos en la ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial.

Si algo caracteriza a las grandes ciudades, irrespectivamente de su tamaño, es el ordenamiento de sus espacios públicos. Ya es tiempo de que el Cabildo haga cumplir su autoridad y retome el control de sus espacios públicos para convertir a Puerto Plata en una ciudad amigable donde el peatón pueda caminar por calles limpias y ordenadas. Ya es tiempo de acabar con el bochornoso espectáculo de ver a perros realengos defecando alegremente en lugares públicos, y de colocar contenedores de basura en las arterias de mayor circulación de la ciudad y no solamente en el llamado Casco Histórico para dar una falsa imagen de ordenamiento a los turistas.

Es mucho lo que queda todavía por hacer para convertir a Puerto Plata en una ciudad ordenada y limpia no solamente para los turistas, sino para nosotros, los del solar.
El nuevo alcalde parece ser un hombre con visión urbana.

Si es así aplaudimos su intención y esperemos que no se quede en un mero anuncio.

Por : Felipe Kemp

No hay comentarios