Breaking News

Las elecciones municipales: primer batacazo


Se veía venir, el olfato político mínimamente objetivo y las encuestas con credibilidad predecían este primer batacazo electoral que el PRM y sus aliados le acaban de propinar al PLD. No es una sorpresa. Sólo la dirección de este último partido, Danilo Medina a la cabeza, y sus mastines/bocinas pensaban y decían que ellos ganarían estas elecciones municipales extraordinarias, y en esa falsa ilusión ponían sus inútiles esperanzas de evitar la inexorable derrota que le espera en las elecciones presidenciales y congresuales de mayo próximo. Se les peló el billete y ahora recurren a sus conocidas malas artes: manipular los porcentajes, ilusionar sus seguidores y confundir la población.

El PRM y aliados ganaron casi todos los municipios del Gran Santo Domingo, que tiene unos 3 millones de habitantes, además la gran mayoría de los municipios del Cibao, que tiene unos 5.5 millones. El PLD ganó en Santiago, donde apenas votó un 44% y en un archipiélago de pequeños y medianos municipios, básicamente del Sur, cuya carencia de recursos materiales y humanos los convierten en el único cuerpo electoral con que podría contar el PLD/gobierno para las elecciones de mayo. En esa zona, perdió los cinco principales municipios cabeceras, incluyendo las baronías de Baní, Azua y Barahona. San Juan, el otro municipio importante, lo ganó una alianza en la que participaba el PRM sin personificarla.

En el Gran Santo Domingo, las baronías de Santo Domingo Este y Los Alcarrizos, municipios donde tenían una extensa red clientelar/envilecedora que contribuía significativamente al caudal electoral nacional del PLD. El final del poder de esa especie de capos, que administraban los ayuntamientos como un bien patrimonial suyos, de sus familias y allegados, tiene un significado que va más allá de una victoria electoral de parte del PRM y aliados, esa derrota constituye la derrota de una concepción atrasada del poder basada en el prebendalismo y la corrupción envilecedora en el manejo de la cosa pública que aleja a los mejores ciudadanos de la participación política.

El PLD tenía 86 municipios, ahora tendría 65, 21 menos, el PRM tenía 30, ahora tendría 78, 48 más y el PRD, tenía 32, ahora 3, 29 menos. Eso evidencia la realidad de la debacle PLD/ PRD y la potencialidad de esta victoria del PRM, lo cual plantea una nueva composición de la Federación Dominicana de Municipios, FEDOMU, y la Liga Municipal Dominicana, ambas controladas por el PLD/PRD desde hace varios años. Las direcciones del PMR y sus aliados tienen la oportunidad de regenerar esas dos instituciones del municipalismo dominicano, saneándolas y convirtiéndolas en entes que contribuyan realmente al fortalecimiento institucional de los ayuntamientos para que éstos sean más eficientes en la gestión de los servicios municipales.

El triunfo del PRM y aliados en los municipios más poblados, 17 de 20, constituye una óptima oportunidad para esas organizaciones puedan materializar lo esencial de los objetivos de su Programa de Gobierno. Para lograrlo, será determinante la posición que sobre la cuestión municipal asuman las direcciones de los partidos aliados, fundamentalmente el presidente de la república. Para el PRM, lo real es que obtuvo el 70% de los municipios y regiones más pobladas del país, convertirse en la fuerza municipal mayoritaria e incorporar a su cuerpo electoral a vastos sectores sociales que antes les eran ajenos, no la manipulación de porcentajes porque, en definitiva, el 17 de mayo próximo deberá reflejarse el batacazo del pasado domingo.

Por: César Pérez

No hay comentarios