Breaking News

Intrigas de un conflicto


Hasta mi más reciente visita a San Francisco de Macorís “Munné” era una marca de chocolate, que acostumbro a comprar todas las Navidades para mis chocolatadas en el techo. 

Durante mi última estadía encontré al pueblo en pie de guerra, pues a pesar de que la compañía tiene más de ochenta años y es un paradigma de San Francisco, al morir los dueños originales, en quienes todo el pueblo confió sus ahorros, hijos y nietos parecen haber llevado la compañía a bancarrota, a tal punto que en mayo del 2019 pararon de pagar los intereses de los ahorrantes (desde cuando no había Bancos en el pueblo) y amparándose en que habían detectado un “fraude” se acogieron a la Ley de Quiebra 141-15, cuya aprobación en dos días, asombró y enfureció la población. 

La suma que se ha esfumado es asombrosa, nada más y nada menos que de $2,900 millones de pesos, de un capital original de $1,700 millones han desaparecido $1,200 millones de pesos, afectando a unas tres mil personas ahorrantes con distintos montos. 

Importadores de productos, sobre todo café y cacao, desde 1939, en un tiempo en que no había Bancos, la población confió en los dueños originales de la compañía, gente muy seria, todos sus ahorros, y así continuó hasta mayo del 2019, cuando hijos y nietos argumentan que dos empleados: un cajero y un gerente, desfalcaron la compañía. 

El problema es que la prontísima aprobación de la Ley de Bancarrota desató todo tipo de especulaciones: (!Dos días) y el pueblo ha organizado marcha tras marcha hacia el Palacio de Justicia reclamando su dinero, ya que muchos y muchas han perdido los ahorros de su vida, algo como lo ocurrido en Santiago y que provocó el suicidio de muchos ahorrantes, hasta que Guillermo Moreno intervino a pesar de las presiones palaciegas (El responsable era un colaborador de campaña del gobierno), lo que le costó el cargo como Fiscal. 

Lo que más le preocupa a gente que se está manifestando pacíficamente es que tígueres armados y encapuchados, haciéndose pasar como miembros del FALPO, se infiltran en las manifestaciones y ello puede descalificar sus reclamos, pues basta que se desate la violencia contra la policía (siempre defendiendo los intereses del gran capital) para desacreditar su lucha. 

Como conocemos episodios donde esto ha sucedido, particularmente la bomba molotov que casi carboniza a un dirigente de la Federación de Campesinos hacia el Progreso y su Familia, en Bonao, durante una huelga convocada por el FALPO, hacemos un llamado para que este desmienta que son sus militantes los que aparecen en las manifestaciones, ya que es a la propia ciudadanía a la que perjudican. Ojo Fidel…

No hay comentarios