Breaking News

El 93.6% haitianos visados llega a República Dominicana “por negocio”



Aunque en el imaginario de los dominicanos predomina la percepción de que los haitianos entran al territorio nacional “como Pedro por su casa” –una expresión arraigada en el argot popular–, se trata de una percepción errada, como testimonian las cifras oficiales que apuntan a que solo en 2018 un total de 117,568 ciudadanos del vecino país recibieron un visado emitido por el Gobierno. 

La observación la hace el sociólogo Rafael Durán Rodríguez en el capítulo “Flujo migratorio: cifras y tendencias”, del “Estado de las migraciones que atañen a la República Dominicana 2018”, difundido este mes por el Centro para la Observación Migratoria y el Desarrollo en el Caribe (Obmica). 

Los datos que aporta Durán Rodríguez, citando los registros del Ministerio de Relaciones Exteriores (Mirex), arrojan que recibieron un visado de “negocio múltiple” un total de 110,059 haitianos, equivalente al 93.6% de todos los que lograron la aprobación de entrada a República Dominicana en 2018. 

Un 2.86% (3,363 ciudadanos haitianos) recibieron una autorización para “turismo múltiple” y un 3.20% (3,764 personas) para “turismo simple”. 

En cuanto a la detención de indocumentados haitianos por la frontera, el investigador aporta las cifras suministradas por el Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), una unidad del Ejército dominicano que interceptó a 55,297 personas, la mayoría (55,248) provenientes del vecino país. 

Destaca que el número de haitianos detenidos por el Cesfront incluyó a 13,665 mujeres y 2,660 niños. 

El informe destaca que el sistema migratorio entre Haití y República Dominicana mantiene su dinamismo por los diferentes elementos que este involucra, sobre todo de población, “porque las condiciones socioeconómicas de ese país expulsan un colectivo significativo de trabajadores (as) que son utilizados en la economía dominicana”, señala el investigador. 

Durán Rodríguez plantea que en el contexto del Caribe continental, “los conflictos políticos, en algunos países, también son contribuyentes a este movimiento poblacional, al menos para los grupos de venezolanos que siguen llegando a República Dominicana, ya sea para residir permanentemente o de tránsito hacia otros países”. 

En el caso de los ciudadanos provenientes de Venezuela, el informe plantea que entre 2015 y 2018 ingresaron al país 515,261 y partieron 499,989, quedando un saldo migratorio de 15,272 personas, dice el estudio citando datos del Banco Central. 

También, que la Dirección General de Migración (DGM) informó que para 2018 la entrada de personas venezolanas llegó a 102,652 y la salida de 101,543, cifras que arrojan una permanencia de miembros del colectivo de 1,109 personas. 

Insularidad en movimiento 

En el capítulo “Tendencias de las migraciones en el Caribe insular”, la investigadora social Adriana Salcedo, de la Universidad de la Paz bajo mandato de las Naciones Unidas (Costa Rica), recuerda que la región continúa siendo principalmente de emigración neta, con 8.9 millones de caribeños emigrantes frente a 1.5 millones de inmigrantes, quienes representan el 3.5% de su población total estimada en 43.3 millones de habitantes, según Undesa 2019. 

Las mujeres representan el 53.4% de los emigrantes y el 46.5% de las inmigrantes. Dice, además, que el principal destino migratorio de los caribeños fueron Estados Unidos (72%), seguido por República Dominicana (5.5%, principalmente migrantes haitianos), Canadá (4.6%), España (3.5%) y Reino Unido (3.4%). 

Resalta que en los últimos años se nota un incremento importante de ciudadanos del Caribe viajando a diferentes países en Latinoamérica, como Chile, que experimentó un incremento de un 67% en la migración caribeña entre 2015 y 2019. También, a Perú (19%) y Brasil (12%). 

En Chile residían 1,251,225 extranjeros al 31 de diciembre de 2018, según el Departamento de Extranjería y Migración, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública. De esa cifra, el 14.3% provenía de Haití (un total de 179,338 personas) y solo el 1.4% de República Dominicana (17,959 migrantes). 

Adriana Salcedo plantea que República Dominicana “continúa siendo el destino caribeño que más inmigrantes recibe en términos absolutos con 568,000 inmigrantes, quienes representarían un 5.3% de su población (Undesa 2019)”. En contraste, los que menos reciben son Cuba (un 0.04%), Haití (un 0.17%) y Jamaica (un 0.80%). 

Estados Unidos, como principal destino migratorio a nivel mundial, alberga a uno de cada cinco migrantes (unos 50.7 millones en total). “En este contexto, los/as migrantes de países del Caribe representan el 12.7% (6.4 millones) del total de inmigrantes que viven en este país, siendo las Antillas Mayores los principales países de origen de los/as migrantes caribeños/as. Más del 90% de los/ as inmigrantes del Caribe en Estados Unidos provienen de Puerto Rico, Cuba, la República Dominicana, Jamaica y Haití”, dice. 

Trabajadores haitianos 

Respecto a la mano de obra extranjera, el investigador resalta que para 2018 aumentaron en 6,625 (un 37.7%) los trabajadores inmigrantes registrados por patronos en el Sistema Integrado del Registro Laboral (Sirla), del Ministerio de Trabajo. 

Rafael Durán Rodríguez explica que el Sirla tenía registrados 24,190 trabajadores extranjeros mientras que en 2017 la cantidad era de 17,565. Resalta lo significativo del aumento, “en un contexto en que hay grupos empresariales que mantienen un alto grado de informalización de la mano de obra inmigrante para seguir reduciendo costes laborales y costes generales”. 

“Hace cierto tiempo existe un debate en la opinión pública sobre el cumplimiento de las leyes laborales nacionales, para que los trabajadores inmigrantes sean registrados formalmente en los organismos correspondientes para que se les puedan respetar sus derechos laborales”, recuerda. 

Observa como “un signo alentador” los esfuerzos gubernamentales por gestionar el mercado laboral dominicano de forma organizada, según lo establecido en el Código de Trabajo. Al mismo tiempo deplora que el número de extranjeros registrados en el Sirla resulta muy bajo si se compara con el total de la fuerza laboral extranjera que participa en el mercado de trabajo de República Dominicana. 

El colectivo haitiano representa un 38.3% de su fuerza laboral registrada como trabajadores formales en el Sirla. “Comparado en términos absolutos se puede apreciar que en 2018 el registro de ellos aumentó en 2,405 trabajadores, lo que representa una tasa de crecimiento entre ambos años de un 35%”. 

Según el Instituto Nacional de Migración (INM RD) el proceso de regularización de extranjeros alcanzó a más de 250 mil personas, un 98% es de nacionalidad haitiana. 

El organismo resalta que entre octubre de 2016 y mayo de 2017 el país logró que más de 15,000 haitianos pudieran ingresar al Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS). 

Los venezolanos son el segundo grupo en insertarse en el mercado de trabajo formal, ya que superaron a los españoles que tenía esa posición en 2017. Los registrados en 2018 como trabajadores nacidos en Venezuela fueron 1,730 (un 7.16%). 

“Los españoles siguen siendo una colectividad que puede lograr entrar al mercado de trabajo porque se encuentra un registro de 1,528, unos 67 trabajadores más que en el 2017. Aunque aumentan en términos absolutos, su participación relativa se reduce a un 6.31%, frente al 8.3% que tenían en el 2017”, dice el informe de OBMICA. 

Redadas 

Durante el año 2018 la Dirección General de Migración incrementó sus operaciones de interdicción migratoria, conocidas como “redadas”, “en una cifra que asciende a 1,390 operativos, una centena más que en el 2017”, resalta la antropóloga Dana Muñiz Pacheco, investigadora asociada a OBMICA. 

“Para 2018, un total de 101,359 personas fueron detenidas; 50,401 fueron deportadas y 70,618 fueron ´no admitidas´ en territorio dominicano”, dice. 

Entre los “no admitidos” 67,856 personas eran de nacionalidad haitiana y 647 de origen venezolano. Resalta que las provincias con más “redadas” fueron Elías Piña, Santo Domingo, Santiago e Higüey. 

“De un total de 100,949 personas detenidas en estos operativos, 73,590 personas fueron deportadas y 26,466 fueron “despachados” por estar inscritos en el PNRE y/o residir de manera legal en el país”, dice.

 Por: Panky Corcino


No hay comentarios