Breaking News

La crisis del tránsito de Puerto Plata

La ciudad de Puerto Plata contiene la circulación de 3 mil motoconchos, sin contar los vehículos, los cuales se ha incrementado en los últimos años sin que la red vial acusara ninguna mejora, ni en infraestructura y organización del transito.

En el centro de la ciudad existe una sobrecarga de motores, vehículos pesados, guaguas y camioneta, que generan congestionamiento e incrementan la inseguridad de los ciudadanos, sin que exista la más mínima preocupación de las autoridades al respecto.

A esta situación se agrega el constante desorden vehicular, la contaminación sónica, las transgresiones constantes de parte de los conductores a las normas de estacionamiento, respeto de los semáforos, velocidad excesiva, muchas veces penalizados por la AMET, en un ambiente represivo y de abuso de poder y una ausencia total de educación ciudadana, por parte de las autoridades.

La seguridad vial de la ciudad no puede esperar más y su solución no puede ser entregada a manos de inexpertos, sino a profesionales y técnicos del tránsito.

Mientras el transporte de la ciudad, se ha constituido en un caos y un desorden sin control, nuestras autoridades están más preocupadas en hacer cosas puntuales, como es el caso de cobrar a los motoconchos 200 pesos mensuales por el uso del chaleco, lo que constituye un buen negocio de más de 60 millones de pesos mensuales, ya que en la ciudad circulan aproximadamente más de 3 mil motoconchos.

La ciudad y la propia ciudadanía deben demandar una solución urgente a la problemática del tránsito de la ciudad, pues las autoridades se plantean soluciones particulares y lo que hacen más es postergar una solución integral de las vías de circulación de la ciudad.

La ciudadanía debe reclamar a las autoridades municipales acciones serias, coherentes, planificadas e integradoras a las soluciones del tránsito de nuestra comunidad.

Esta es una situación, que urge solucionarla, la ciudadanía debe empoderarse en esta problemática, ya que la solución no puede quedarse en manos de la desidia, inercia e irresponsabilidad de las autoridades municipales frente a una ciudad que debe avanzar en su desarrollo y modernidad, como ciudad turística, que es.

Cambiar el rumbo de la actual gestión municipal es la principal solución a los problemas que afectan a la municipalidad y en particular al tránsito, por lo que la ciudadanía debe asumir una conducta responsable eligiendo en las elecciones del 16 de mayo a munícipes eficientes, honestos, responsables y con el gran deseo de cambiar el rostro de nuestra tacita de plata, como una ciudad turísticamente sostenible, eficientemente organizada, ambientalmente saludable y viva culturalmente.

Por: Juan Payero Brisso








No hay comentarios