Breaking News

¿Durmiendo con el enemigo?



No recuerdo un proceso electoral más inquietante que éste. Después de dos años completos en las calles de todo el país, marchando contra la corrupción y la impunidad, nos estamos jugando la cabeza de manera conformista, es decir, nos sentiremos triunfantes si logramos que gane el auto-denominado cambio que, en realidad, sería un período de transición que bien se puede diluir o posponer si, no todos, pero algunos de los gestores de la lucha se vieran bien colocados en el poder. Es una película muy vista. 

Hay otro riesgo de que la esperada transición no se dé, y no es un poco probable triunfo del PLD ni de su neonata sucursal, LFP. Tampoco se trata de que los votantes, todos a una, vamos a volcar la intención del voto a AlPaís, ni al tal Ranfito. 

Recordemos que hace un tiempito, la inefable JCE negó reconocimiento a varios partidos y luego revocó esa negación a un partido del que se dice que es propiedad de la familia Vicini. Creo que se llama País Posible y ahora está (in)debidamente reconocido. 

A pesar de que no se le siente actividad pública, quienes, como yo, nos pasamos buena parte de la vida en las redes, notamos que, un día sí y el otro también, están midiendo a David Collado, no para compañero de boleta de Luis, como creemos y más o menos aceptamos, sino para presidente. 

No olvidemos que el llamado emprendedor fue candidato a diputado por el PRD y ganó sin ser persona conocida y sin hacer mucha campaña. Fue candidato a alcalde del DN por el PRM y ganó de igual manera. 

Dicen los perremeístas que en la alcaldía se hace lo que diga Milagros (Ortiz Bosch), presidenta de la Dirección del DN del PRM. Y David se declaró públicamente hipolitista. Ahí van dos dirigentes con liderazgo comprobado dentro del PRM que, además, no pertenecen al sector perremeísta de Luis. 

David dejó la alcaldía en herencia a Carolina, de modo que, cuando ella gane el gobierno de la capital, de tener base mi hipótesis, le correspondería con su apoyo. 

La colocación de un hombre de confianza de los Vicini en el manejo de las finanzas de campaña de Luis, parece indicar en qué canasta está poniendo sus huevos el poder económico. Eso, sin que necesariamente nos gustara, no dejaba de dar cierta tranquilidad en términos de la urgencia de salir de la maldición morada. 

Sin embargo, ante la sospecha de que David, en vez de acompañar a Luis en la boleta del PRM, sea lanzado a la presidencia por sus promotores, por no decir sus propietarios, debemos ponderar la posibilidad de que Luis hace rato que esté durmiendo con el enemigo y, con él, todos los que han puesto sus esperanzas individuales y colectivas en ese proyecto que, hasta ahora, luce tan seguro. 

Todos sabemos que David está muy lejos de ser un líder, mucho menos de masas. Todos sabemos que es una persona absolutamente “non-descript”, políticamente hablando. Va donde el viento, su viento, lo lleve. Y ese viento es poderoso. 

Tengamos también en cuenta que a la plaga morada le dolerá menos la derrota si no es Luis quien gana las elecciones, cosa que no nos importa, porque, al contrario, queremos que le duela mucho, pero que podría generar un nivel de apoyo a David desde ese flanco, a cambio de algún compromiso de esa impunidad en la que los Vicini también tienen gran interés. 

Entonces, a la hora de teorizar sobre los resultados electorales, tomemos en cuenta ese factor y, si logramos desmontarlo con argumentos sólidos, por favor, dejémoslo saber inmediatamente. Mientras, ¡a dormir con un solo ojo! 

Por: Cossette Alvarez 

No hay comentarios