Breaking News

¿Nadie tiene un plan?


La saturación del tráfico en la ciudad ya no es solo un problema económico o de contaminación. Es un problema estructural que incide en muchas más aristas de la vida diaria y para el que no se están ofreciendo soluciones. Es probable que haya grupos de trabajo pensando en esto... pero hay que abrir un debate más amplio. 

Cada jubiloso anuncio del éxito de las ferias de automóviles encierra la noticia de que cientos, miles de carros más abordan las calles. Pero las calles no se ensanchan y las ciudades crecen multiplicando las unidades habitacionales. En la callecita en la que había tres casas se levantan tres torres. No solo es un problema del polígono central, la periferia también está a punto de explotar. 

¿Alguien tiene un plan? La vida diaria se ha convertido en un ejercicio de logística en movilidad. La productividad es un problema serio para los cientos de miles de trabajadores detenidos en sus carros. Articular los traslados de la familia en el día a día, un ejercicio muy complicado. 

La solución lógica es sacar carros de circulación. La lógica pero no la factible sin un sistema de transporte urbano eficiente, asequible, limpio. 

Como en tantas otras facetas de la vida en comunidad, a falta de un plan colectivo cada quien se arma el suyo. No se puede prescindir del carro privado y la familia que puede compra más de uno. Los primeros en entenderlo fueron los supermercados y las lavanderías, abriendo y cerrando el negocio a horas antes consideradas intempestivas pero que facilitan enormemente la vida del que no quiere vivir atrapado en un tapón.

El trabajo desde casa comienza a ser no una posibilidad que ofrece la tecnología sino una necesidad para empresas y trabajadores. Y mientras llega el plan de las instituciones encargadas de arreglar este lío, se recomienda leer La autopista del Sur, el cuento de Cortázar.

La vida imita al arte.

Por: Inés Aizpún 

No hay comentarios