Breaking News

Gestión financiera municipal


Las organizaciones del sistema político dominicano y sus candidatos con aspiraciones a ocupar cargos municipales a nivel nacional se encuentran ya inmersos en campaña electoral con miras a participar en las próximas elecciones municipales del 16 de febrero de 2020 y, en ese sentido es menester traer a estas reflexiones algunas puntualizaciones relativas a la gestión financiera municipal que les espera desempeñar a los futuros ediles en los siguientes cuatro años que se avecinan. 

Ante que todo, se entiende como gestión municipal las acciones que realizan las dependencias y organismos municipales encaminados al logro de objetivos y cumplimiento de metas establecidas en los planes y programas de trabajo y proyectos, mediante las interrelaciones e integración de recursos humanos, materiales y financieros. 

Conforme algunas publicaciones sobre el indicado tópico, la gestión municipal es una actividad importante que desarrollan los gobiernos locales para atender y resolver las peticiones y demandas que plantea la ciudadanía. 

A través de esta actividad se generan y establecen las relaciones del gobierno con la comunidad y con otras instancias administrativas de los gobiernos nacional y regional. 

Para el logro de los objetivos de la gestión, el gobierno municipal deberá cumplir con la definición de los límites de responsabilidad de las autoridades, funcionarios y empleados municipales en sus cargos o puestos. 

Se recomienda actualizar y adecuar de forma oportuna los sistemas, procedimientos y métodos de trabajo para alcanzar dichos objetivos. 

Es necesario por igual evaluar y controlar los planes, programas y obras municipales. Se debe incorporar la formulación de un buen presupuesto financiero que ofrezca respuestas a las distintas necesidades de los sectores que conforman la comunidad. 

En este debe destacarse la importancia que tiene la calidad del gasto municipal a los fines de darle el uso eficiente y efectivo a las recaudaciones que por concepto de arbitrios, tasas y otros medios, las alcaldías administran a los fines de que estas llenen las expectativas de los munícipes. 

La Real Academia de la Lengua Española define el criterio de gestión como acción y efecto de gestionar o administrar. La gestión municipal se ocupa de guiar u orientar la detección y satisfacción de las necesidades del municipio. 

La administración municipal tiene como propósito la consecución de los recursos idóneos y su asignación optima (eficiente y eficaz), de ahí que la gestión municipal deviene en una herramienta para la administración, a la vez que centinela el cumplimiento de sus deberes para con el municipio, (Académico, Gabael Armas Vallejos, 2016). 

El programa de gobierno municipal debe registrar entre sus objetivos y metas de la administración pretendida, no solo un diagnóstico de la realidad del municipio, sino además el tipo y calidad de gestión que acompaña la administración de los recursos con los cuales se pretende brindar solución a las distintas necesidades. 

El gestor por excelencia es el municipio, quien ha de vigilar el cumplimiento del programa, también está atento a la formulación y ejecución de estrategias emergentes. 

El administrador es el Consejo Municipal y el Alcalde. La Organización Internacional del Trabajo plantea que la municipalidad requiere de un modelo de gestión estratégica con misión y visión institucional de desarrollo regional y sectorial. 

En ella se inserta la gestión operativa, que internaliza y externaliza el rol promotor y facilitador en todos los niveles de la organización municipal. El éxito de una buena gestión municipal se desprende de una gestión activa de los actores locales en el desarrollo del programa de gobierno municipal. 

En cuanto a mejorar la gestión municipal se sugiere promover la participación en la propuesta estratégica adjunta, en los trabajos del municipio. Que se diseñen programas de intercambio municipal para poder incorporar estrategias que mejoren la gestión. 

Así mismo implementar políticas municipales para mejorar la gestión pública de acuerdo a los lineamientos del programa nacional teniendo en cuenta el beneficio de la población, fomentar la participación ciudadana en su condición de fiscalizador para un mejor rendimiento de las actividades y proyectos destinados a la población. 

De igual forma, exigir que se cumpla con el desembolso del 10% del presupuesto nacional a favor de los ayuntamientos. 

Que se planifique y se gestione el presupuesto municipal para garantizar la representación de las necesidades financieras del personal, los departamentos, las unidades, oficinas y todas las dependencias que forman parte de la estructura del municipio, para el cumplimiento de su misión y visión. 

Se debe crear un plan de mejora de la gestión municipal que dé seguimiento al desarrollo de los planes, programas y proyectos de los ayuntamientos que incluya un proceso de autoevaluación municipal y la validación de la autoevaluación. 

Diseñar el plan de mejoras, validación del plan de mejoras, implementación del plan de mejoras, evaluación y retroalimentación de los resultados a las diferentes instancias de los ayuntamientos. 

Se debe contar con una estrategia de desarrollo local, construir una institucionalidad que facilite el diálogo público-privado, construir gobiernos municipales fiscalmente responsables e inclusivos, optimizar el acceso municipal a los recursos de programas nacionales para mejorar la cobertura y calidad de servicios e infraestructura urbana, 

Alinear la formación técnico-profesional a los objetivos de la estrategia de desarrollo local, facilitar el acceso a financiamiento y servicios de apoyo empresarial por parte de las PyMES locales, reducir los costos de transacción y tiempos de trámites requeridos por las PyMES. 

Así también, involucrar al sector privado en la presentación de los servicios municipales y en las inversiones de desarrollo urbano, contribuir a la eficiencia de los productos locales facilitando su acceso a nuevas tecnologías y mercados, y fortalecer los liderazgos locales que tienen una visión de mediano y largo plazo. 

En cuanto a la gestión financiera es importante destacar que el sector público depende mucho de la planificación en su organización para controlar los recursos económicos de la población, es así que la planificación de una gestión financiera adecuada permite una recaudación eficaz de los recursos municipales, estableciendo los procesos, las actividades, las técnicas y criterios aplicables en cada caso. 

Una buena gestión financiera municipal debe garantizar una mejora en las recaudaciones y utilización de los recursos económicos generados a través de los ingresos por recaudaciones de los tributos y servicios que los ayuntamientos ofrecen a la comunidad. 

La gestión financiera municipal se implementa para el desarrollo, es la forma en la que los gobiernos municipales o locales manejan los recursos de los que disponen para mejorar el nivel de vida de su población en todos los aspectos: económico, social, cultural y ambiental. 

Entre los elementos que existen para mejorar la gestión financiera se encuentran: la autonomía fiscal, la explotación de los ingresos propios o ingresos de los que dispone, calidad del gasto, capacidad institucional, transparencia, rendición de cuentas y por último participación ciudadana. 

Entre los distintos programas municipales hasta ahora elaborados por los partidos que terciarán en la contienda electoral municipal el próximo 16 de febrero de 2020, los más completos y modernos corresponden al Partido Revolucionario Moderno (PRM). 

Esto así ya que además de sus ricos contenidos a la luz de las necesidades de cada comunidad incluyen gran parte de estas recomendaciones aquí descritas lo que permitiría a los nuevos alcaldes del PRM desempeñar una gestión ejemplar, preñada de: transparencia, ética, moral, honradez, eficiencia y efectividad.


No hay comentarios