Breaking News

El himno del 14 junio es patrimonio del pueblo dominicano


“Llegaron llenos de patriotismo,/ enamorados de un puro ideal/ Y con su sangre noble encendieron/la llama augusta de la libertad. 

Su sacrificio que Dios bendijo/ la Patria entera, glorificará/ como homenaje a los valientes/ que allí cayeron por la libertad. 

14 de Junio, gloriosa gesta nacional. /Tus mártires están en el alma popular./ Hermanas Mirabal, heroínas sin igual/ Tu grito vibrante, es el alma de la Patria inmortal.” 

Estos versos son los que componen el glorioso himno del Movimiento Revolucionario 14 de Junio (1J4), fundado por Manolo Tavárez Justo, Minerva Mirabal y una decena de patriotas, en una finca de Valverde, Mao, el 10 de enero de 1960. 

El himno del 14 de junio fue escrito por Ángel Concepción, Leandro Guzmán y Vinicio Echavarría. La musicalización, también extraordinaria, la hizo el maestro Héctor Jiménez. 

El Movimiento Revolucionario 14 de Junio fue la más importante organización revolucionaria surgida e inspirada en el ejemplo de los expedicionarios que vinieron al suelo patrio para derrocar a Trujillo, quien llevaba, en ese momento, 29 años dirigiendo la más férrea y sanguinaria de las dictaduras. 

La expedición armada se hizo por tierra y por mar. El 14 de junio se produjo el aterrizaje del avión piloteado por Juan de Dios Ventura Simó en Constanza, con 54 patriotas. El 19 y el 20 de junio desembarcaron dos embarcaciones por Maimón y Estero Hondo, respectivamente. En estas venían 144 expedicionarios entre los que había de distintas nacionalidades: españoles, venezolanos y cubanos, entre otros. 

Este himno extraordinario es un canto a la valentía y al decoro de esos valientes 198 expedicionarios que con su sacrificio pasaron a identificarse como la Raza Inmortal. Ellos trajeron en sus mochilas un programa mínimo de liberación nacional para sentar las bases de una real democracia, con justicia social, libertad y soberanía nacional. 

La expedición fracasó en lo militar. El ejército del sátrapa apresó, torturó y asesinó a la inmensa mayoría de los combatientes. Solo seis sobrevivieron. Pero políticamente sacudió la dictadura en sus cimientos “y con su sangre noble encendieron/ la llama augusta de la libertad”. 

La expedición armada de junio del 59, sin dudas, fue el inicio del fin para el tirano quien antes de transcurrir dos años, el 30 de mayo, fue ajusticiado por un puñado de patriotas, poniéndole fin a 31 años de opresión e ignominia. 

Traigo a colación este asunto porque a propósito del pacto firmado, el pasado 18 de octubre que dio lugar al cambio de nombre del Partido de los Trabajadores Dominicanos por el de Fuerza del Pueblo, esta organización pretende asumir el himno del 14 de junio. 

Quien ha dado la voz de alarma ha sido Luis Mayobanex Rodríguez, un reconocido y prestigioso dirigente político de la comunidad dominicana de Nueva York. Su justo y acertado reclamo es que el himno del 14 de junio sea declarado por el Congreso Nacional “patrimonio intangible de la cultura dominicana”. 

La exigencia de Luis Mayobanex –o Radhamés como se le conoce en la ciudad de Nueva York– es de justicia. 

El Himno Nacional, el himno a la revolución de abril del 1965 y el himno del 14 de junio son los tres cantos patrióticos más relevantes de toda la historia dominicana. 

Un himno como el del 14 de junio, por su significación, junto a su belleza, pertenece al pueblo dominicano. Este himno es parte de su patrimonio histórico identitario y refleja un momento crucial de la lucha del pueblo dominicano por su libertad, la democracia y la justicia social. 

Además es un contrasentido histórico lo que se pretende hacer con el himno del 14 de junio ¿Cómo puede permitirse que un partido como la llamada Fuerza del Pueblo, que tiene a Leonel Fernández como su presidente y a otros personajes de extenso prontuario, se apropie del himno del 14 de junio? 

Para los que tienen memoria corta, Leonel Fernández fue presidente de la República en tres periodos y sus gobiernos fueron una negación de los ideales por lo que lucharon los expedicionarios del 59 y por lo que ofrendaron sus vidas. En sus gobiernos aumentó de forma irresponsable el endeudamiento público. Fueron gobiernos entreguistas de nuestros recursos naturales y se depredó el medio ambiente. Se privatizaron las empresas del Estado, vendiéndolas a precio de vaca muerta. Sus gobiernos propiciaron una democracia de caricatura, sin real separación de poderes y que secuestró la justicia. La vigencia de las libertades y del Estado de Derecho fueron precarios. Se privatizaron muchos servicios públicos. Los procesos electorales estuvieron plagados de irregularidades. Sus gobiernos fueron medularmente corruptos y se le garantizó impunidad a la generalidad de los que se enriquecieron de forma ilícita. Se ha reelecto en tres oportunidades y no esconde su proyecto continuista de poder. 

El himno del 14 de junio es propiedad del pueblo dominicano y es parte integral de su acervo histórico patriótico y, por tanto, no se puede permitir que ningún sector político se apropie de él para su uso particular y mucho menos si carece de la moral y de los ideales que inspiraron su creación.

Por: Guillermo Moreno

No hay comentarios