Breaking News

La mayor fuerza laboral del mundo carecerá habilidades para trabajar en 2030


Más de la mitad de los jóvenes del Sur de Asia (54%), que formarán la mayor fuerza laboral del mundo en los próximos años, abandonan los estudios sin haber adquirido las habilidades necesarias para los trabajos que se generarán en la década de 2030, alertó este miércoles Unicef. 

Esa es la principal idea que se desprende de un informe elaborado por Unicef y la Coalición Global de Empresarios por la Educación (GBC-Education) divulgado hoy, sobre una región que abarca la India, Pakistán, Nepal, Maldivas, Bangladesh, Sri Lanka y Bután, donde cada día 100,000 jóvenes entran a formar parte de la población activa. 

La asesora de la iniciativa Generación sin Límites de Unicef, centrada en la educación, Urmila Sarkar, explicó a Efe que, aunque los gobiernos de la región “no son reacios” a mejorar los sistemas educativos, se trata de una “empresa masiva” porque “necesitan organizar mejoras en muy diferentes áreas”, lo que es una tarea “cara y compleja”. 

Concretó que entre otras mejoras, se necesita “equipar escuelas”, proporcionar un “transporte seguro” para los alumnos y “capacitar al profesorado”. 

Pese a ello, Sarkar se muestra optimista y cree que los gobiernos “entienden completamente” el problema y “se mueven con gran urgencia”. 

CARENCIA DE LECTURA Y DE ESCRITURA 

La experta detalló que en el ámbito escolar los alumnos demuestran una carencia de capacidades “básicas” como en lectura, escritura y matemáticas, así como habilidades digitales. 

Tras superar niveles superiores, los estudiantes tampoco adquieren habilidades “transferibles o blandas”, como el pensamiento crítico, la resolución de problemas o habilidades de gestión de grupos humanos. 

La encuesta “Voces de la Juventud” de Unicef, en la que se basa el informe, reveló que el 26% de ellos se queja de que los estudios carecen de programas que les permitan adquirir experiencia laboral, mientras que el 23% califica de “inadecuados” los servicios de apoyo para mejorar su empleabilidad. 

Además, el 44% denuncia la existencia de prácticas “corruptas y discriminatorias” en el acceso a las prácticas laborales, lo que supone una de las “barreras clave” para encontrar un empleo tras haberse graduado. 

En ese sentido, Sarkar dijo que “nos gustaría ver a las empresas aumentar sus buenas prácticas” en ese área, ya que “creemos que se servirán mejor a sí mismas y a sus sociedades contratando en base al mérito, de una manera honesta y transparente”. 

Según Unicef, el Sur de Asia contará hasta 2040 con la mayor fuerza laboral del mundo, lo que, a pesar de que cada vez más empleos desaparecen en pro de la robotización, supone una “ventaja” para la región, de acuerdo con Sarkar. 

Argumentó que esa numerosa mano de obra, si está “capacitada y motivada”, “aumenta la productividad y ayuda a las economías a desarrollar sectores de mayor valor añadido”, así como los “mercados de bienes y servicios”. 

TRANSICIONES ECONÓMICAS DOLOROSAS 

No obstante, reconoció que “las transiciones económicas pueden ser dolorosas a corto y medio plazo” y que su preocupación “no es que desaparezcan empleos, pero sí que no lleguen otros” nuevos. 

Añadió que el Sur de Asia ofrece “ventajas competitivas” como “su posición fuerte en las tecnologías de la información, que pueden contribuir a un crecimiento mayor del empleo”. 

Paralelamente, advirtió de que la formación en habilidades no lo es todo, y que “muchos jóvenes que logran conseguir un trabajo todavía viven en la pobreza”, por lo que resulta “crucial que los jóvenes conozcan sus derechos” y que es “importante que cuenten con plataformas para canalizar y expresar sus opiniones”, ya que suelen estar “infrarrepresentados en los sindicatos”. 

Recordó que según la Organización Mundial del Trabajo (OIT), el 54% de los jóvenes que trabajan en el Sur de Asia viven bajo el umbral de la pobreza -con menos de 3,10 dólares diarios- y un 20% de ellos se encuentra en situación de pobreza extrema -con menos de 1.90 dólares al día-. 

Además, dijo que el 73% de los trabajos en la región son precarios, situación aún peor para la mujer, pues “cuatro de cada cinco empleos para mujeres son precarios”.

No hay comentarios