Breaking News

Haití coge fuego por las cuatro esquina; comunidad internacional se muestra indiferente



Pandillas armadas ordenan en el municipio Carrefour, en Puerto Príncipe, un toque de queda, y los ciudadanos aterrados se ven obligados a cumplirlo ante la ausencia de autoridad que afecta al vecino país. 

El diario haitiano Le Nouvelliste indica que los residentes de Carrefour se quedaron en sus casas el lunes y martes bajo amenazas de las pandillas armadas que controlan los barrios Grand Ravine y Village-de-Dieu. De nueve bancos comerciales que operan en el municipio, ninguno abrió, tampoco los edificios públicos, ni el tribunal de paz. 

Mientras tanto, un video muestra cómo pandilleros haitianos descuartizando en plena vía pública a sus oponentes. 

Una nota del Miami Herald de las periodistas Jacqueline Charles y Nora Gómez Torres indica que el país desciende al caos, mientras los delincuentes toman las calles y los agentes policiales protestan contra su propio gobierno. 

El miércoles cientos de profesionales médicos y opositores políticos se manifestaron en la capital haitiana para exigir mejores salarios y condiciones de trabajo para el sector de la salud, así como exigir la renuncia del cuestionado presidente Jovenel Moise. 

“No hay compresas de gasa, ni guantes, ni agujas: trabajamos en una situación que va más allá de la medicina de guerra”, explica a AFP el doctor Grégory Elysé al detallar las condiciones precarias en el principal hospital del país. 

Por el momento la Organización de Naciones Unidas (ONU) mostró el lunes su preocupación por la supervivencia de los haitianos más vulnerables, mientras acusan que la situación de inseguridad impide la libre circulación en el país; pero además la distribución de cualquier ayuda al país sumido en una crisis social y política con manifestaciones para pedir la renuncia del presidente. 

“Los centros de salud ya no pueden ser abastecidos adecuadamente, poniendo en peligro la vida de muchos niños, mujeres y hombres”, detalla un comunicado de prensa del Coordinador Humanitario de las Naciones Unidas en Haití difundido este lunes mientras clama por ayuda. 

De acuerdo con el Miami Herald, Estados Unidos no parece tener una política clara sobre la situación haitiana. El apoyo al presidente haitiano Jovenel Moise solo se percibe al nivel diplomático, sin ayuda, ni recursos que puedan paliar momentáneamente la crisis. Ayuda que solicitó formalmente y de la que no ha encontrado respuesta. 

El Miami Herald indica además que tampoco los opositores han encontrado un espaldarazo en el gobierno estadounidense, por lo que el estado se mantiene a la espera.

No hay comentarios