Breaking News

Diagnóstico de Moreno prescribe la reconstrucción del piso democrático



El presidente de Alianza País, Guillermo Moreno, evaluó que tras dos décadas de gobiernos del PLD se ha sometido al país a una involución democrática de tal envergadura que a partir de ahora se requiere que la ciudadanía apoye prácticamente una refundación de la democracia. 

“Sacar al peledé es siamés de hacer el cambio democrático, que no es más que garantizar la real separación de poderes, alcanzar un Poder Judicial, órganos electorales, Cámara de Cuentas y Ministerio Público independientes. Más aún, un Poder Legislativo que ejerza el efectivo control del Poder Ejecutivo”, sostuvo Moreno en una declaración pública. 

En ese empeño, el país necesita, por ejemplo, dijo, “fortalecer el gobierno municipal para el ejercicio de una democracia cercana en la solución de los problemas que afectan a la gente» y a la par mucho más que eso: «asegurar el respeto de las libertades, derechos políticos, sociales y económicos”. 

El diagnóstico del dirigente receta “una verdadera revolución democrática debido a la naturaleza y profundidad» de una crisis cuyo final pasa por «necesarias reformas y transformaciones” fundamentales, porque “en casi 20 años el peledé ha revertido avances democráticos conquistados desde 1961”, subrayó. 

Casi sesenta años después de ello, “nadie debe confundirse: la salida a la crisis actual del país es política y no de mera arquitectura legal-constitucional”, advirtió. 

Moreno insistió en que “la necesaria revolución democrática tiene que estar, para impulsarla, apoyada en la ciudadanía, un liderazgo con verdaderas convicciones deemocráticas, honesto, con compromiso social, capaz y con un profundo amor patrio”. 

La “ausencia de institucionalidad” que apunta como la principal crisis que enfrenta la nación ha hecho dependiente del Ejecutivo al poder Judicial, lo que se expresa, opinó, en que tanto Leonel Fernández como Danilo Medina han nombrado a “su” presidente de la Suprema Corte y a “su” procurador general. 

Ambos, prosiguió, han buscado “controlar la justicia” para “asegurar impunidad para los suyos” y a ello obedece el que nombraran “en sus respectivos momentos a cercanos leales y activistas de su facción política”. 

Tal práctica contaminó también al Poder Legislativo que, “más que un órgano soberano y de control de los demás poderes, ha sido convertido por el peledé en una prolongación vergonzosa del partido y del Poder Ejecutivo”, sostuvo. 

Por todo ello, plantea que “avanzar hacia la construcción de la democracia requerirá profundas modificaciones de la Constitución” y, por ejemplo, de un nuevo Consejo de la Magistratura “sin la participación del presidente de la República, ni del procurador general”. 

Asimismo, remata, se deberá luchar por un congreso unicameral “sin barrilito, cofrecito, exoneraciones y otras aberraciones” y que el Ministerio Público, la Junta Central Electoral y la Cámara de Cuentas “sean electas por vías diferentes a las actuales para que no sean apéndices ni del Poder Ejecutivo ni del partido de gobierno”.


No hay comentarios