Breaking News

Dime cómo redactas y te diré quién eres


Escribir bien y manejar una buena ortografía es fundamental en el desarrollo profesional y personal. 

Gran parte de nuestras actividades diarias pasan por relacionarnos a través del medio escrito. Además, la correcta forma de redactar refleja muchos rasgos sobre nosotros como educación, nivel intelectual, cultural, entre otros. 

Tener un buen manejo de esta no implica dar rienda suelta a la creatividad ni tratar de ganar premios, consiste simplemente en aprender a organizar ideas y expresarlas de manera clara. Tarea que puede estar al alcance de cualquier persona siempre y cuando esté dispuesta a dedicarle algo de tiempo y esfuerzo. 

Una buena comunicación escrita tiene la capacidad de mejorar las relaciones sociales y laborales, así como ayudar al correcto funcionamiento de una organización. 

Además permite ahorrar tiempo y esfuerzo, propiciando un trabajo más fluido, lo que provocará mejores sensaciones. 

Una adecuada redacción es la mejor carta de presentación 

En el campo profesional se necesita redactar a diario informes, cartas e incluso correos electrónicos, actividades que ponen no solo a prueba nuestra capacidad de comunicarnos si no también la claridad con que lo hacemos. 

Es por eso, que la redacción como proceso de comunicación ha sido tomada como una fortaleza, al mismo nivel de valoración que un promedio académico, o incluso una experiencia laboral, ya que es un sinónimo de vinculación con empleadores o clientes. 

Por eso, si te enfocas en mejorar tu nivel de redacción, estas son algunas de las ventajas que pueden favorecer tu trabajo: 

Más tiempo: 

El uso de palabras breves, frases cortas y oraciones articuladas, ayudan a la comprensión del texto. 

Resultado: 

Sea cual sea el objetivo, si empleas bien las palabras, tendrás mayor probabilidad de conseguir los resultados deseados. 

Disminución de problemas: 

Escribir bien reduce los problemas de comunicación en las empresas y con los clientes. 

Cómo potencializar la escritura 

La mejor forma de poder desarrollar una buena redacción no solo está relacionada con la práctica, también adoptar otros hábitos como una lectura constante de libros, periódicos o revistas permiten desarrollar habilidades y mejorar la escritura. 

Un aspecto importante a tener en cuenta es que al momento de escribir no se debe dirigir a todos de la misma manera, pues no daría resultados favorables tratar con igual lenguaje un mismo tema. 

Para cada caso debe ser una redacción distinta. Adecuar el lenguaje al destinatario es captar de inmediato su atención. 

En cualquier ámbito profesional y de negocios es imprescindible comunicarse de manera correcta y clara, no solo de forma verbal sino también escrita, por lo cual las competencias en redacción son habilidades altamente valoradas en el contexto laboral y social, hacerlo de forma incorrecta puede dar una imagen errónea de nosotros mismos e incluso a nuestros clientes. 

Por: Habilidades Blandas

No hay comentarios