Breaking News

¿Se está perdiendo la ética periodística por la inmediatez de la noticia?




Respuesta de Mónica González 

La inmediatez por cierto que puede perturbar la ética en el periodismo. Por ello es muy importante que tanto periodistas, pero sobre todo editores, tengan clara la enorme responsabilidad que se tiene al publicar una noticia, los efectos que ella provoca o puede tener y, por tanto, la importancia de someterla a los chequeos correspondientes. Eso no significa eternizarse con el chequeo sin publicar. Nada altera más una redacción que aquellos editores temerosos hasta de su sombra que cuidan su puesto de trabajo y prefieren no publicar antes que correr riesgos con una noticia de relevancia. Son una peste. 

El problema es que si tenemos como fuentes a las redes sociales y no sometemos sus informaciones a los mismos filtros del rigor que otras fuentes, cometeremos errores. Las redes sociales no están obligadas al rigor y a la exactitud. Por eso el periodismo es diferente de la información que entregan las redes sociales. Y frente a la industria de noticias falsas y a tanto rumor que corre sin control por las redes sociales, la ética en el periodismo se ha vuelto más fuerte que nunca. Precisamente porque vale la pena hacer esa diferencia entre redes sociales y periodismo. 

Respuesta de Gumersindo Lafuente 

La inmediatez de la noticia no debería rebajar la calidad ética de los periodistas. Es verdad que trabajar en tiempo real nos obliga a tomar decisiones importantes con gran rapidez, por eso es muy importante que los medios tengan en esos puestos de la última hora a profesionales capacitados y experimentados. Si los periodistas lo hacemos bien, marcaremos la diferencia con las redes sociales. En enfoque, en contexto, en explicación y, cómo no, también en sentido ético de la información. 

Respuesta de Javier Darío Restrepo 

La inmediatez no es un valor periodístico sino comercial porque logra anticipar la publicación de una noticia y ganarle la carrera comercial a los competidores, con perjuicio para la calidad de la información. En efecto, en la carrera para llegar primero al lector, la noticia sobrevive incompleta y de mala calidad. 

La noticia de calidad ética es completa porque abarca todos los aspectos relevantes del hecho, los interpreta y da elementos de análisis. Son calidades que se logran con dedicación, con trabajo y con una generosa inversión de tiempo. No es información que responde solo a la curiosidad e interés momentáneo de las audiencias; no está hecha solo para responderles a los sentidos, también es, y de modo principal, para la inteligencia. Más que datos, esta información los convierte en conocimiento. 

El mal uso de lo digital aprovecha solo una parte del poder de esta tecnología que puede reducir el espacio y el tiempo. Se valen de ese poder para aprovecharse comercialmente y dejan sin uso otras potencialidades de este medio de comunicación que permite el acceso a fuentes múltiples y diversas, la comparación entre esas fuentes, el acceso a las dimensiones temporales del hecho (su pasado, su presente, su contexto y sus proyecciones) y así, la posibilidad de tener y comunicar una visión integral de los hechos y de las ideas. 

Y así como no son las altas cifras de circulación de un periódico las que garantizan su calidad, tampoco es la cantidad de los “me gusta”, ni el volumen de las audiencias de las redes sociales lo que mide la fuerza de un medio de comunicación, sino su influencia que solo se merece con calidad informativa y con una apasionada voluntad de servir, que raramente coincide con la voracidad comercial.



No hay comentarios