Breaking News

Sangre nueva

Del discurso de Danilo Medina reafirmándose en sus anteriores declaraciones en las que rechazaba una tercera postulación a la Presidencia han quedado dos cosas claras: el escenario electoral ha dado un vuelco y en la opinión pública ha calado el concepto de sangre nueva. 

Las discusiones se mantienen en todas partes. ¿Es sangre nueva Leonel y su equipo? Definitivamente no. ¿Y los otros precandidatos peledeístas? Serán nuevos en la candidatura, pero claramente... no son sangre nueva. 

¿Sangre nueva quiere decir juventud? No siempre. Lo nuevo es mejor cuando es bueno; no es bueno solo por nuevo. ¿Por sangre nueva se entiende terminar con el ciclo peledeísta? ¿La oposición es sangre nueva? ¿Sería sangre nueva alguien extra partido pero empujado por el PLD? ¿O por el PRM? 

Ante las dudas de un escenario tan abierto se impone una certeza: la vaca no da para más. Digamos para empezar que ese esquema de populismo partidista del “dónde está lo mío”, el compañerito, los familiares y las queridas cobrando, el reparto de las instituciones por clanes... ha terminado por hastiar profundamente a un ciudadano que se siente abusado por los partidos. 

La democracia debe evolucionar, sacudirse a la clase política parasitaria. Resulta una carga demasiado pesada para los hombros de los contribuyentes. La economía no responde bien en tiempos de incertidumbre y aún quedan unos meses (ya pocos) para saber a qué vamos a apostar. Todo pinta que va a ser un año de desaceleración del crecimiento. Así se dice en el universo del lenguaje en positivo que nos abruma desde hace ya un tiempo y que sirve fundamentalmente para dar gato por liebre... 

Por: Inés Aizpún

No hay comentarios