Breaking News

¿Qué pasará con el danilismo sin Danilo?


No es lo mismo que el presidente Danilo Medina se hubiese visto obligado a salir del poder por la presión de la ciudadanía pidiendo su renuncia en la calle que anunciar su retiro desde la comodidad del palacio. 

Algunos dirán que el resultado es el mismo, que al final la reelección no va y que durante su discurso Danilo lució un dictador derrotado. 

Sin embargo, motivos y razones los hay suficientes para que Danilo Medina se viera obligado a renunciar, precedente necesario para que el pueblo dominicano se diera a respetar. 

Cuando hablo de precedente, me refiero al acontecimiento político constituyente emanado de la calle y conducente a un nuevo sistema político democrático, es decir, con los frenos y contrapesos que caracterizan un Estado de derecho. 

Danilo Medina se va pero queda el danilismo y su impronta de un país con unas instituciones agotadas, una justicia sin justicia y unas altas cortes a su imagen y semejanza. 

Danilo, repito, debió ser sometido a la justica por su participación protagónica en el entramado de corrupción internacional del caso Odebrecht, por su responsabilidad en el abusivo y bochornoso proyecto sobrevalorado de Punta Catalina y por alojar y proteger la oficina regional de sobornos de Odebrecht en el Palacio Nacional. 

Danilo tiene que ser juzgado como ha ocurrido en otros países latinoamericanos con grandes inversiones de Odebrecht. 

En Perú el presidente Pedro Pablo Kuczynski tuvo que renunciar, Ollanta Humala y Alejandro Toledo, ambos expresidentes, tampoco han podido escapar del expediente criminal instrumentado por la fiscalía de ese país. 

También en Perú el expresidente Alan García se suicidó al sentirse acorralado por la justicia. 

En Brasil el expresidente Luiz Inácio “Lula” Da Silva, que pasó de esperanza del pueblo a lobbista internacional de la empresa de Marcelo Odebrecht, se encuentra en la cárcel. 

En Panamá el caso Odebrecht salpica a toda la élite política, el expresidente Juan Carlos Varela confesó que había recibido fondos de la empresa para el financiamiento de su campaña a la vicepresidencia en 2009, ahora es investigado junto al también expresidente Ricardo Martinelli por sobornos que rondan los 96.6 millones de dólares. 

En República Dominicana dos tecnócratas danilistas, Gregorio Salcedo Llibre y José Manuel Guzmán Ibarra, se vieron obligados a renunciar de sus cargos en el Estado tras conocerse que fueron sobornados por Odebrecht con pagos secretos millonarios en cuentas de bancos extranjeros. 

Pero Danilo Medina no ha sido tocado y el hecho de que no haya podido comprar la reelección no lo hace inocente. Con su paso atrás lo que queda demostrado es que la mafia PLD y sus aliados coloca sus intereses corporativos por encima de los personales. 

¿Que la llamada de Mike Pompeo a Danilo Medina tuvo que ver? claro que sí, hasta la República Popular China, segunda potencia mundial, se ve obligada por el todavía árbitro mundial a sentarse en la mesa de negociación cuando recibe el llamado de los norteamericanos. 

¿Que la movilización popular y ciudadana aportó a la derrota de Medina?, claro que sí, igual el rechazo en las redes y la negativa de las encuestas. 

¿Que pudimos pedir la renuncia del presidente y no la del procurador? Sí, pero, por razones que ahora no vienen al caso, el liderazgo opositor dominicano continúa en la pre-política, confunde moral y política, concibe la democracia igual que el partido cartel y en consecuencia actúa bajo la lógica de la hegemonía peledeista. 

¿Permitiremos que Danilo Medina evada la justicia? En vez de felicitar al presidente por desistir de la reelección tenemos que pedirle la renuncia y exigirle que aclare ante la justicia su participación en la trama Odebrecht-Punta Catalina. 

La salida del poder y el enjuiciamiento de Danilo Medina sería entonces la destrucción y el fin del danilismo debido a que no existe danilismo sin Danilo administrando el presupuesto nacional.

Por: Fernando Gil

No hay comentarios