Breaking News

Las claves de por qué el sargazo se ha convertido en la epidemia del Mar Caribe


Este 2019, la macroalga conocida como sargazo se ha convertido en un problema ambiental grave para los 32 países que integran toda la región del Caribe, incluyendo las costas de Cancún y de la Riviera Maya, en México. 

Imágenes de verdaderas montañas de sargazo acumulado en las habituales paradisiacas playas del caribe mexicano circulan a diario por las redes sociales y medios de comunicación, generando un gran impacto en Quintana Roo, estado que emplea a 450 mil personas gracias al turismo nacional e internacional que llega a sus costas. 

Ahora bien, ¿es un problema ambiental grave? 

De acuerdo con lo dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante una visita a Tulum el pasado 24 de junio, no lo parece. 

“Vamos a seguir apoyando con el asunto del sargazo. No he hablado mucho de eso, porque no considero que, como algunos sostienen, sea gravísimo”, dijo el mandatario, quien también aseguró que el problema del sargazo fue “heredado” por el anterior Ejecutivo y que éste se había “magnificado para cuestionar al nuevo gobierno”. 

Leer: La ‘peste’ del sargazo: un daño mayor que el peor huracán para la Riviera Maya

Sin embargo, ambientalistas, oceanógrafos, hidrobiólogos, consultores ambientales y autoridades estatales de medio ambiente, entrevistadas por Animal Político, coinciden en señalar que, a pesar del dicho del presidente, México está ante uno de los problemas ambientales más grandes de su historia moderna, para el que aún no hay un plan a largo plazo para enfrentarlo, más allá de las labores cotidianas de limpieza y contención. 

Aquí te presentamos algunas de las claves que explican el surgimiento masivo de esta alga: 

¿Es un fenómeno nuevo? 

Este 2019 se produjo un aumento en la llegada de sargazo a las aguas del caribe mexicano. De acuerdo con la Secretaría estatal de Turismo de Quintana Roo, para finales de este año se espera recolectar hasta un millón de toneladas de esta alga; un 100% más que las 500 mil toneladas que se recogieron el año pasado. 

La presencia de sargazo en las playas del caribe mexicano ha existido desde décadas atrás, aunque la primera gran crisis reciente se produjo en 2015. 

¿De dónde viene el sargazo? 

Esta es una de las preguntas más habituales. Originalmente, existe un llamado “mar de los sargazos”, al este de la costa de Estados Unidos y al nordeste de las costas de Cuba, por donde Cristóbal Colón navegó en su viaje a América, y en el que, desde hace siglos, flotan enormes bancos de estas algas. 

Sin embargo, en la última década los satélites detectaron que otras enormes manchas de sargazo están emergiendo en el océano Atlántico, pero más al sur: entre las costas de África y de Brasil, frente a la desembocadura del Río Amazonas. 

En el primer Encuentro de Alto Nivel para la Atención del Sargazo, que se llevó a cabo el 27 de junio Cancún, Quintana Roo, los especialistas coincidieron en señalar que el sargazo que actualmente afecta a todo el Caribe no proviene del “mar del sargazo”, sino del sur del Atlántico. 

Por ello, se trata de un problema que no solo afecta a Cancún y a la Riviera Maya, en México, sino que las corrientes marinas lo han extendido como una epidemia, afectando a los 32 países que integran la región caribeña, incluyendo a Cuba, Dominicana, Panamá, Jamaica, Colombia, y al sur de la Florida, en Estados Unidos. 

“Más que un problema regional, es un problema de todo el Océano Atlántico. Es un problema global”, enfatizó Alejandro Bravo, oceanógrafo. 

¿Por qué surge el sargazo? 

No hay una respuesta única a la pregunta de por qué surge el sargazo. Aunque los ambientalistas coinciden en señalar que el aumento de la temperatura de las aguas del mar y el cambio en las corrientes marinas, producto del calentamiento global, más la contaminación de los océanos, están generando las condiciones idóneas para que se desate “una tormenta perfecta”. 

Esteban Amaro, hidrobiólogo, consultor ambiental y director de la Red de Monitoreo del Sargazo de Cancún, explicó en entrevista que el sargazo es una alga “oportunista”. Esto significa que absorbe todo a su paso para crecer y multiplicarse. Y ese “todo a su paso” es, básicamente, los nutrientes que deja la contaminación en las aguas del mar, producto del vertido de fertilizantes con alto contenido de nitrógeno, materias orgánicas, y descargas de aguas residuales.

No hay comentarios