Breaking News

La propuesta de habilitar a Danilo Medina


Pretender habilitar a Danilo Medina para que pueda optar por la presidencia de la República bajo el presupuesto de que esto agudizará el conflicto interno del PLD, me parece una pobre idea que donde sí agudizará el desencuentro y la desconfianza es en el partido del que es líder o co-líder el ex presidente Hipólito Mejía. 

Con su propuesta, el ex presidente da por un hecho que él no será presidente del país en el 2020 y su apuesta a un mayor nivel de confrontación entre Danilo y Leonel para el 2024, lo que constituye una admisión, de su parte, que Leonel Fernández ganará en las elecciones de mayo y será presidente a partir del 16 de agosto del 2020. 

Descarta, al mismo tiempo, la candidatura de Luis Abinader, con la agravante de que si ocurriera lo contrario a su estrategia y su oponente interno ganara las primarias de su partido y las presidenciales del 20, ya Hipólito contribuyó a habilitar un candidato (DM) para el 24, con muchos recursos y poder, que sería el principal oponente, u otro de su facción, a la reelección del candidato de su propio partido. 

Depender en la lucha por el poder político de una nación a lo que pueda suceder en el factor partidario dominante dentro del campo enemigo, es semejante a ir a una guerra dependiendo de las armas y demás recursos militares de su propio enemigo. 

La dinámica que han seguido en las últimas semanas las dos facciones más importantes dentro del PRM, sea concertar con tal o cual facción del peledeísmo para combatir uno a Medina y el otro a Fernández, nos presenta a un partido opositor con una brumosa visión tanto en los ámbitos de la táctica como de la estrategia. 

Por demás, este errático proceder debilita su vida institucional y pone en tela de duda su propia condición de Partido, suministrando así municiones para quienes, sobre todo desde el campo del peledé, indican que en su ADN el PRM arrastra la condición de federación de grupos que caracterizó al PRD. 

Nada de esto sirve al anhelo sincero de millares de perremeístas que aspiran a un partido unificado, respetuoso de sus propias leyes internas, sus políticas y que sea, a la vez, un partido combativo. 

Lo hasta aquí comentado y todo lo ocurrido alrededor de la pugna que generó los aprestos oficialistas por modificar la Constitución, nos dice que estamos en un momento propicio para articular “una aguerrida oposición democrática, ciudadana, popular y alternativa” que levantando una propuesta político electoral de “cambio radical y …ruptura con el modelo corrupto y de privilegios” que ha encarnado el PLD, sea al mismo tiempo un factor de primer orden en la lucha por sacar al oficialismo del control del Estado. 

Ahora es.

Fuente Externa

No hay comentarios