Breaking News

Cinco destinos que cambiarán tu percepción del mundo



Viajar y explorar otros destinos nos abre la mente, haciéndonos ver las cosas y el mundo desde otra perspectiva, además de ampliar nuestro conocimiento. Sin embargo, hay lugares que son especialmente propicios para cumplir con dicho cometido, ya sea por su idiosincrasia, su cultura o sus tradiciones, pues nos sitúan frente a caminos alternativos, nos impulsan a crecer personalmente y, además, hacen que viajar cobre todo el sentido. Hoy recorremos cinco lugares cuya visita nos hará comprender el mundo un poco mejor. 

1 Japón 

Tiene la sociedad más longeva del mundo, lo que ya nos da una buena pista del modo de vivir y la idiosincrasia de los nipones, que descansa en una cocina saludable y, además, en una filosofía positiva, que ellos denominan ikigai. Aunque posiblemente lo más insólito para el viajero es su cultura, en la que conviven en perfecta armonía las tradiciones ancestrales, que adquieren la máxima expresión en los templos budistas y los santuarios sintoístas diseminados en su mapa, y la modernidad, en la que la tecnología, la electrónica y los neones acaparan un gran protagonismo. Los japoneses también nos enseñan una profunda admiración y respeto por la naturaleza. Tanto es así que cuentan con cientos de jardines y parques sumamente cuidados, algunos de los cuales se veneran desde la antigüedad. Sin olvidarnos de su producción cultural, cada vez más conocida en Occidente, en la que el anime o el manga se perfilan como las disciplinas estrella. Sin lugar a duda, este país te proporcionará experiencias viajeras a raudales. 

2 Israel
Es un país complejo y para muchos inhóspito, por lo que habrá más de uno que intente quitarte la idea de visitarlo. Pero conviene hacerles caso omiso, si de verdad quieres entender el mundo mejor e incluso desde otra perspectiva muy diferente a la europea. Y es que si algo define a este país, ubicado entre el mar y el desierto, es la marcada espiritualidad, las creencias y el profundo respeto por la historia que tienen sus habitantes. No en vano, incluye Jerusalén, que, como bien es sabido, atesora los lugares más sagrados para los judíos, los cristianos y los musulmanes. 

Estambul (Turquía)

Ahora recalamos en esta ciudad, que antiguamente fue Bizancio para los griegos y Constantinopla para los romanos. Su posición estratégica entre Europa y Asia la han convertido en objeto de deseo de numerosas civilizaciones a lo largo de la historia, tornándola en una de las más multiculturales del globo. Un aspecto actualmente muy visible en su patrimonio monumental, en el que conviven las mezquitas (la mayoría de la población es musulmana) con las sinagogas y las iglesias en admirable armonía. Una ciudad que carga una larga historia y muchas historias a sus espaldas, lo que la dota de personalidad e identidad propia, y rebosante de exotismo, cuya visita te cambiará la idea que tienes del mundo. 

4. Finlandia 

Todos los países nórdicos constituyen un mundo aparte, de hecho, nos aventajan en infinidad de cosas. En este caso nos centramos en Finlandia, ya que ha logrado ser el país más feliz del globo por segundo año consecutivo, según el Informe Anual de la Felicidad o World Hapinnes Report que cada año elabora la ONU. ¿Cuáles son las razones? Según dicho informe, “tiene buenos ingresos, esperanza de vida, apoyos sociales, libertad, confianza y generosidad”. Pero además llevan un ritmo de vida calmado y sienten un profundo respeto por la naturaleza, a la que recurren para dejar a un lado el estrés. Sin olvidarnos de sus más de tres millones de saunas, de las preciosas auroras boreales y el sol de medianoche que pintan su cielo y, por supuesto, del café, del que, dicho sea de paso, es uno de los mayores consumidores del mundo. 

5. Nueva Zelanda 

Concluimos el periplo en este país de las antípodas, que desde luego te llevará a interpretar el mundo de otra manera. Y es que los habitantes de la «tierra de la gran nube blanca» tienen una profunda conexión con la naturaleza, de cuyos grandiosos, salvajes e imponentes paisajes obtienen el orden, la solidaridad y la serenidad que los caracteriza. Pero además en el país de los maoríes conviven distintas etnias, que lo dotan de una gran multiculturalidad y personalidad propia.

Por: Sonia Fernández


No hay comentarios