Breaking News

¿Cómo ser buen periodista y sobresalir en un mercado competitivo?



Respuesta de Gumersindo Lafuente 

¡Laura, qué pregunta! El compromiso ético es sin duda una primera obligación. Pero no suficiente. Rigor, curiosidad, intensidad, capacidad de trabajo, paciencia para saber escuchar, habilidades para saber contar una historia, chispa para saber enfocarla, titularla, vendérsela a los lectores... Empatía con los problemas de los ciudadanos, compromiso con tus compañeros, formación, humildad... ¡Y suerte, también mucha suerte! 

Respuesta de Mónica González 

Eso dependerá de qué periodista quieres ser Laura. Pero si recurres a esta fundación, la que creó Gabriel García Márquez, la que contribuye a desarrollar el mejor periodismo en toda Iberoamérica, infiero que te importa el periodismo que aporta a perfeccionar la democracia. Y para ello se requiere tener claro cuál es la vara ética que se debe mantener sea cual sea el área y el formato en el que te desempeñas. Junto a ello, y con la misma fuerza, se requiere conocimientos específicos, estudiar cómo funciona el sistema económico y político, saber y entender dónde se toman las decisiones importantes y quiénes son los actores y protagonistas que se mueven en las sombras. Y, por cierto, buscar en permanencia las vías para conocer y descifrar cuáles son los miedos y esperanzas de los ciudadanos. 

Respuesta de Javier Darío Restrepo 

No se trata de sobrevivir, ni de destacarse sobre competidores. El buen periodismo no se hace con esos objetivos en mente. En un evento celebrado hace años en Bogotá, le oí decir a Carlos Reymundo Roberts, de La Nación de Buenos Aires, que un buen periodismo exhibe estas calidades: 

La independencia respecto de todos lo poderes. 

El compromiso con la verdad, que es una respuesta a lo que el lector quiere encontrar. 

Una buena información en la que se encuentren todos los ángulos de los hechos. 

Que esté bien escrito y, por tanto, sea fácil y agradable de leer. 

Información con valor agregado, que explique. 

Con agenda propia, que le dé personalidad. 

Capaz de reconocer sus errores que deja la convicción de que para el periódico la verdad está por encima de cualquiera otra consideración. 

Atención a las buenas noticias, lo que supone más profesionalismo y técnica que la sola difusión de malas noticias. 

Es una enumeración de las calidades de un buen periódico que coincide con las que debería tener un buen periodista.


No hay comentarios