Breaking News

Movimiento Verde expande sus garras por los barrios del país



Lo que para algunos escépticos parecía ser un movimiento efímero constituido mayoritariamente por una franja de la capa media de la sociedad, vemos como ahora este movimiento historico ha tomado un giro que pudiese verdaderamente hacer temblar un Partido de la Liberación Dominicana que en el escenario político por años se ha mantenido hegemónico y envalentonado frente a una oposición política que de pronto parece preocuparle mas sus problemas internos que el conjunto de problemáticas que a diario afectan a la colectividad nacional. 

El sector Capotillo que históricamente ha sido escenario de enardecidas protestas cívicas y que es hoy uno de los sectores capitalinos con los mayores niveles de pobreza, desempleo e inseguridad ciudadana, ha sido el lugar escogido por el denominado Movimiento Verde para expandir su estructura con la cual potencializar una discursiva política que confronta problemas a la hora de penetrar en esos espacios del pueblo donde su gente carece de cierto grado de cultura ciudadana y conciencia política. 

Con su llegada al populoso sector de Capotillo el Movimiento Verde empieza a tomar forma y expandir el fondo, porque es en esos lugares, que por años los últimos gobiernos han olvidado, donde se encuentran las grandes masas sociales insatisfechas que ponen y quitan presidentes en la República Dominicana. 

El Movimiento Verde luce firme y convencido de que al hegemónico PLD habrá que derrotarlo en las calles, barrios y pueblos del país y no solo incrustarle una derrota moral sino también una derrota política en un escenario en el que las fuerzas opositoras no representan ni mínimamente los anhelos históricos del pueblo de redención ética y moral en el ejercicio público desde el estado dominicano. 

Es una lucha cívica titánica que no ha visto menguar sus fuerzas como muchos inicialmente planteaban que sucedería, sino todo lo contrario, con el pasar de los días acrecienta su convicción y fé de la necesidad de transformar de una vez por todas la República Dominicana. 

Aunque el gobierno del Presidente Danilo Medina ha mostrado preocuparle el vertiginoso crecimiento de las Marchas Verdes, no ha sabido responder los reclamos sociales de enfrentar la corrupción y la impunidad tomando decisiones contundentes con las cuales revertir el actual oleaje social que pudiese, aunque pareciese poco probable, remover los cimientos sobre los cuales se sustenta su gobierno. 

Convencidos de que controlan las principales instituciones del país, las cuales han sido configuradas a imagen y semejanza del hegemónico PLD, el Presidente Danilo Medina no teme a medidas institucionales que pudiesen afectarle directamente a él o a su séquito político, ya que, como dijo en la campaña electoral, ese Congreso Nacional es de él y no moverá un solo dedo para incresparle el desguañangue presupuestal en un país cuya deuda pública ya ronda el 50% del Producto Interno Bruto, situación altamente criticada por los organismos internacionales y por el Consejo Nacional de Hombres de Empresa. 

Ante este escenario de organizacion y estructuracion del Movimiento Verde la presion social luce que provocará mayores niveles de preocupación en un gobierno que se mantuvo en sus primeros 5 años de gestión con una popularidad superior al 60%, la cual a partir de la histórica marcha del 22 de enero ha ido aterrizando hasta situarse en un 35% según los últimos estudios realizados por importantes encuestadoras del país. 



No hay comentarios