Breaking News

Hay que gobernar oyendo a la gente, en la solución del problema del vertedero



Los problemas del vertedero y la sustitución de este por un relleno sanitario, ha producido granadés controversias en el mundo de la ciudadanía, los sectores comunitarios y los empresarios turísticos, con la municipalidad, en vista de que esta no informa de manera transparente ni presenta un proyecto viable y sostenible ambientalmente, para la solución del vertedero municipal. 

La municipalidad tiene que oír a la gente y gobernar para la gente, no puede imponer un proyecto, que no resulta viable, por el impacto negativo, que va a producir, en el lugar de vocación turística que se ha elegido. 

Hay que comunicar de manera clara, hay que consensuar, para encontrar y construir una solución consensuada, como es un problema, que nos atañe a todo, como puertoplateño. 

No se puede hacer uso del poder para avasallar e imponer una solución en la que los vivos de la ciudad, hacen oposición, el hecho de que se presente la solución del vertedero, a través de un relleno sanitario, esto tiene que ser discutido y demostrar la viabilidad de este en el lugar elegido. 

La Presencia de Dominicana Limpia, a través de su presiente el señor Contreras, de Jonny Jones, por las Liga Municipal, el representante de la Cervecería Nacional y la del alcalde de la ciudad, de que él será garante de que el proyecto será exitoso, no le da el aval, para imponer una solución, cuando la ciudadanía y los sectores empresariales están objetando, ese tipo de solución, mediante la imposición. 

Es hora de que todos los miembros de nuestra comunidad, aprendamos a dialogar y a construir propuestas locales consensuadas, que vayan a favor del crecimiento y desarrollo de la ciudad. 

La problemática del vertedero, nos está enseñando que no hay solución, sin la participación de la ciudadanía y de tener presente la defensa y preservación de nuestro medio ambiente. 

La municipalidad debe entender de manera clara este reclamo, y oír a la gente y gobernar para la gente, en término del servicio al bien común y no al interés particular. 

Por: Juan Payero Brisso



No hay comentarios