Breaking News

¿Debe merecer más confianza un periodista que un político?


Ni periodistas ni políticos tienen asegurada la confianza de los ciudadanos. Basta mirar diversos ejemplos de periodistas que mienten, distorsionan o inventan noticias e incluso reciben dinero por ello o por maquillar a un político o empresa que comete fraudes. Ninguna profesión garantiza un comportamiento ético y probo de quien la ejerce. Y ese es el desafío: ganarse confianza y credibilidad cada día. 

Respuesta de Gumersindo Lafuente 

La confianza se gana personalmente, no la da el oficio. Ganarla es difícil y suele costar trabajo y tiempo. Pero se puede perder en un segundo. 

Respuesta de Javier Darío Restrepo 

Deberían ser miradas de igual intensidad porque ambos trabajan para el bien público y, por tanto, mantienen sobre sí las expectativas y la confianza de todos. 

El periodista está más expuesto que el político al escrutinio de la ciudadanía y sus errores o aciertos aparecen en blanco y negro, o destacados en lugares públicos. 

De otra parte, para el periodista el factor confianza es tan importante que de él depende profesionalmente; él trabaja para que le crean; no solamente para hallar, procesar y contar una noticia; todo este proceso pasa a ser secundario frente a la necesidad de que su noticia sea recibida con confianza y creída por cuantos reciben su información. 

Esta dependencia profesional de la confianza que le merecen sus informaciones explica por qué asumen en su trabajo esos constructores de confianza que son el rigor, las comprobaciones exhaustivas, y los cuidados para que la vida frágil de la verdad de los hechos goce de protección y de cuidado. 

Pertenece al orden defensor de esa confianza la coherencia del periodista que hace coincidir su discurso con sus acciones. Esa unidad de pensamiento y de acción se convierte en un factor de credibilidad, que hace más fuerte la confianza en sus informaciones y en su persona. 

Son consideraciones que parecen extremar el concepto confianza, pero es explicable: el factor confianza está en la base de la relación periodista- receptor, y es la clave de la solidez de una estructura informativa.

No hay comentarios