Breaking News

Trump amenaza con cancelar ayuda financiera a Honduras, Guatemala y El Salvador por ola de migrantes


Molesto por el creciente flujo de migrantes centroamericanos que están llegando a Estados Unidos cruzando la frontera sur, el presidente Donald Trump pidió este viernes al Departamento de Estado que inicie el proceso de informar al Congreso sobre el recorte de 500 millones de dólares de ayuda que fueron aprobados para Guatemala, Honduras y El Salvador. 

Trump culpó a los gobiernos de la región —entre ellos al de México, con quien advirtió que cerraría la frontera la semana que viene— por no hacer lo suficiente para frenar el éxodo centroamericano, según funcionarios estadounidenses. 

“No habrá más dinero para ellos”, dijo Trump a los reporteros durante un viaje a Florida acompañado por los senadores Florida Marco Rubio y Rick Scott, y el gobernador Ron DeSantis. 

“Les estábamos dando 500 millones de dólares. Les estábamos dando mucho dinero pero ya no habrá más dinero”, señaló. “Ellos arreglan estas caravanas en algunos casos y ponen a la peor gente en ellas, no a los mejores. Así resuelven sus problemas y marchan hasta aquí”. 

Los críticos de esta decisión aseguran que podría poner en peligro los esfuerzos para aumentar la cooperación con los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala y así controlar el flujo de migrantes. 

“Los programas de ayuda dan esperanza” 

“Esto afecta a las organizaciones estadounidenses, iglesias y profesionales dedicados que están tratando de ayudar, y desarrollar estos países mientras reducen la migración”, dijo un diplomático estadounidense en la región que pidió no ser identificado. “Luego están los cientos de miles de personas a quienes estos programas de ayuda dan esperanza y los mantienen en sus tierras. Quién sabe cuántas personas más van a migrar sin esa esperanza”. 

El Departamento de Estado inició el viernes el proceso para informar al Congreso, según reportes del diario The New York Times. El presidente se reunió el jueves con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y tras el encuentro los diplomáticos recibieron la orden de comenzar el recorte de los fondos y notificar a los legisladores sobre el proceso, refiere el Times. 

Según fuentes que hablaron con Univision Noticias, la falta de fondos ya está teniendo un impacto, ya que quienes gestionan los presupuestos intentan reorganizar el poco dinero que queda en el proceso. 

“Se ha llegado a un punto crítico. Estamos a una o dos semanas de tener que cerrar programas y comenzar a despedir personas”, dijo el diplomático. “Todos los programas se están reduciendo a un nivel mínimo para que no se acaben”, agregó. 

La demora en el desembolso de una ayuda es común dada la burocracia, pero existen restricciones legales sobre hasta dónde puede interferir la Casa Blanca en el presupuesto establecido por el Congreso. “En el caso de la ayuda para América Central, sería ilegal no gastarla como se especifica”, dijo Adam Isacson, experto regional de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), un grupo de derechos humanos con sede en los Estados Unidos. 

La Casa Blanca tiene hasta el 30 de septiembre para asignar los fondos, agregó. 

La retención de la ayuda se produce después de las reiteradas amenazas por parte de Trump de recortar los fondos para América Central debido a su frustración por el número creciente de migrantes que llegan a la frontera sur de los Estados Unidos pidiendo asilo. “Este es el clásico Trump. Lo mismo sucedió con el muro fronterizo. Una vez que el Congreso asigna dinero y se convierte en ley, el presidente no puede hacer lo que quiere con él “, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un influyente grupo en Washington DC que busca influenciar la política regional. 

La ayuda que el presidente cerró este viernes es parte de un programa bipartidista diseñado por el gobierno de Barack Obama para reducir la inmigración ilegal al aumentar la seguridad, a la vez que incrementa la gobernabilidad y permite la creación de puestos de trabajo en los países centramericanos desde donde está viniendo el mayor número de inmigrantes. Los fondos sirven para financiar programas judiciales, de desarrollo rural y para ayudar a los campesinos a desarrollar sus terrenos para acabar con la probreza. 

El presidente “contradice” a sus asesores 

“La postura del presidente de acabar con la ayuda al Triángulo Norte demuestra una vez más que su política exterior está basada en un mala interpretación personalista de lo que está pasando alrededor del mundo”, dijo el exembajador de Estados Unidos y analista de política exterior para Univision Noticias, John Feeley. 

“Sus asesores principales le dijeron que una pequeña cantidad de la asistencia extranjera ayudará a lograr la meta de frenar el flujo migratorio, y en un ataque de ira, los contradijo. No es así como un gobierno serio maneja la política exterior. Así es como funcionan las dictaduras de segundo nivel”. 

En octubre, Trump dijo en la red social Twitter que Estados Unidos podría “estar cortando” la ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador. Lo hizo luego de acusarlos de no poder detener a los inmigrantes que venían de esos países. Luego en marzo, en un discurso acusó a los gobiernos de América Central de estar enviando a Estados Unidos a personas “con mucha violencia en su pasado: asesinos, vendedores de drogas, traficantes”. 

No hay comentarios