Breaking News

Hay que reducir el consumo de plásticos, en nuestra ciudad



La municipalidad y los ministerios de Salud Pública y Medio Ambiente, deben desarrollar iniciativas, en conjunto, que busque establecer una normativa, para reducir el uso de plásticos, en la ciudad. 

Esa normativa debe estar dirigida, a supermercados, almacenes, tiendas, hoteles, restaurantes, colmados y cafeterías, a los fines de reducir las ventas de utensilios de plásticos a la población. 

Lo primero sería establecer una campaña de sensibilización a vendedores y productores, sobre la necesidad que hay de reducir el uso de plásticos, ya que constituye una amenaza a nuestro entorno natural y al ecosistema marino. 

Esa campaña podría realizarse, durante un periodo de 6 meses y a partir de esa fecha, comenzar a establecer la norma sobre la prohibición del uso de plásticos. 

Para eso, también nuestra representación municipal y legislativa, deben trabajar en la definición de un proyecto de ley, que promueva el consumo responsable de productos plásticos, a través de una normativa, que regule y sancione su distribución y comercialización. 

El objetivo de dicha normativa, es reducir la cantidad de plástico que usa la población y buscar la manera de mitigar el impacto, que produce en el medio ambiente, a causa de esa mala relación entre el hombre y la naturaleza. 

La mayoría de los plásticos, que se encuentran en los patios de nuestros hogares, en las calles, en las cañadas, ríos, vertederos, rellenos sanitarios y en nuestras playas, representan un 80% y solo un 8% de estos plásticos logran ser reciclados. 

La mayoría de estos plásticos, afectan y contaminan los suelos, los ríos, la agricultura, la fauna y la flora marina. 

La ciudadanía debe asumir una conducta responsable en el consumo de productos plásticos y contribuir en la realización de una campaña educativa en la población, para reducir el uso del plástico. 

Este es un problema, que tenemos que enfrentar y resolver a tiempo, pues la contaminación de plástico de nuestro entorno natural, es sumamente preocupante y brutal. 

Nuestro presente y futuro, están en peligro a causa de esta problemática, estamos obligados a concertar y a cumplir con ciertas normas, para la conservación y preservación de nuestro medio ambiente, para hacer de nuestra ciudad más justa y limpia. 

Estamos obligados a desarrollar todo tipo de iniciativa, que vaya a favor del medio ambiente y la limpieza de nuestra ciudad y debemos identificarnos con la ordenanza o normativa planteada a la población, para que se reduzca el consumo de plásticos. 

Puerto Plata, puede ser pionera de esta iniciativa, si los munícipes, el empresariado y la ciudadanía, se ponen en movimiento con sus ideas y propuestas, encontrando puntos convergentes que nos lleven a la acción, para la conservación del entorno natural de nuestra ciudad y el ecosistema marino. 

Solo nos resta tener disposición, voluntad y compromiso para hacerlo, a favor de que Puerto Plata, sea una ciudad, habitable, segura y ambientalmente saludable. 

Por: Juan Payero Brisso.


No hay comentarios