Breaking News

El “Uber cubano” que busca aliviar el tránsito en La Habana


Aprovechando la reciente apertura de internet en los celulares, un grupo de desarrolladores creó la aplicación Sube. Su lanzamiento coincide con nuevas regulaciones para los taxistas privados, las que han complicado el transporte en la capital isleña. 

Abordar una “guagua” colmada de pasajeros -como llaman los cubanos a los autobuses urbanos- es una aventura en La Habana. No cubren la demanda. Los taxis, muchos de ellos de los años 50, han llenado ese vacío, pero nuevas normas para su circulación han complicado el transporte en la isla. Frente a este escenario, un grupo de jóvenes cubanos, aprovechando la reciente apertura de internet en los celulares decretada por el régimen de Miguel Díaz-Canel, desarrolló una aplicación móvil que permite a los pasajeros comunicarse con los taxistas, negociar rutas y costos de viaje. Se trata de Sube, bautizado como el “Uber cubano”, que pretende aliviar el tránsito habanero. 

El lanzamiento de Sube coincidió con una creciente crisis de transporte en la isla, agravada por una ley del mes pasado para los taxistas privados en La Habana que obliga a los autos particulares que brindan servicio público a una revisión técnica para circular, situación complicada en un país con un parque automotor congelado en el tiempo, y con repuestos casi inexistentes. 

Los taxistas también deben afiliarse a categorías para ruta (recorrido definido), que se hace en servicio colectivo del tipo “uber pool”, libre (taxi regular) y clásico (para el turismo). Además, se controlará su consumo con una tarjeta para la compra de combustible, apunta France Presse. Estas nuevas regulaciones llevaron a muchos conductores a dejar sus empleos, cambiar sus rutas o aumentar los precios. 

MÁS SOBRE CUBA
Maradona reconocerá a tres hijos en Cuba8 MAR 2019
Canciller cubano rechaza decisión norteamericana de poder entablar demandas contra empresas cubanas4 MAR 2019

Y Sube busca aprovechar ese escenario. La meta es hacer más fácil a los residentes en la capital cubana el poder acceder de una forma más eficiente a una gama de taxis privados. “Entendemos que a muchos cubanos les será muy útil para su transporte diario. Mejor aún, les aliviará el proceso de moverse para aquellos que decidan hacerlo con un taxi”, explican a La Tercera los desarrolladores de la aplicación. 

Una de las novedades del software es que permite comparar distintos precios por el mismo viaje. Además, establece la comunicación con el taxista en tiempo real. Y como medida de seguridad cuenta con la opción de escanear un código de seguridad una vez que llega el taxista al punto en el que se encuentra el cliente y así comprobar que se trata del vehículo correcto. 

El usuario debe colocar el recorrido en el mapa y cantidad de personas. Informado esto, le aparecerán al cliente los taxis más cercanos: aquellos en color gris serán todos los próximos y en verde, los que envían una oferta. Al marcar en uno de los que propusieron precios, tendrá la posibilidad de chatear directamente con el chofer para convenir el pago final. 

Sin embargo, el problema es que el pago a los taxistas debe realizarse en efectivo ya que no existen las transacciones en línea en Cuba. Pero los desarrolladores se encuentran trabajando para implementar algún método de pago que permite realizar algún tipo de transferencia al conductor. 

Sube no es la primera alternativa a Uber en el panorama cubano. En septiembre de 2016 se liberó el software Ruedas en Cuba (RenC), que en su momento fue catalogado como la primera iniciativa para reservas online de taxis en Cuba. Pero según recuerda Inter Press Service entonces no existía ni la idea remota de la disponibilidad de datos móviles, por lo cual la interacción se realizaba a través de mensajes vía celular. Ello representaba el gasto de 0,09 centavos por solicitar el servicio. Así, RenC solo llegó a funcionar, al parecer, en La Habana. 

Un problema que ahora no existe, según los creadores de Sube. “La flexibilización de internet sí ha ayudado, pero los cubanos aún tenemos mucho cuidado a la hora de utilizar los datos móviles pues aún nos estamos acostumbrando a ese consumo de datos y tememos gastar el dinero”, destacan los creadores de Sube. “Lo importante explicar es que Sube no les gasta nada, un megabyte al día por chofer y menos de la mitad por pasajero”, aseguran. 

“No podemos estimar la penetración que tendrá la aplicación”, señalan los creadores de Sube. La página de Playstore de Google, destacan, indica que unas 2.000 personas ya han bajado la aplicación. “Estamos seguros que hay muchos otros que la han descargado de otras plataformas”, concluyen.

No hay comentarios