Breaking News

Dominicana Limpia y el cabildo local, ya se entendieron, ahora viene el negocio


Con el anuncio del cierre técnico del vertedero y la construcción de un relleno sanitario en Cofresi, parece ser que los problemas ambientales de esa zona, quedaron resueltos. 

En esta decisión, no se observa un hilo de transparencia, entre Dominicana Limpia y la alcaldía de Puerto Plata, que fue lo que provoco, que se entendieran el uno al otro. 

La solución del vertedero, era un problema de atención de parte de las autoridades centrales y municipales y de recursos, el gobierno había dispuesto la friolera suma de 250 millones de pesos, a través de turismo, para la compra de los terrenos, entonces, cuál era la tardanza, para llegar a la solución del problema, para un buen entendedor basta, ver caer la lluvia del cielo sobre el vertedero. 

El problema del vertedero, era algo fácil a resolver, solo tenían que entenderse Dominicana Limpia y la Alcaldía, pero por el medio, existía un pecado capital, que es el problema del negocio de la basura. 

Lo que está en juego ahora, es en mano de quien, quedara la empresa, que estará destinada al reciclaje de la basura, cual cuota, le corresponderá a cada uno de los interesados, para ser parte de los beneficiados, de ese gran negocio de la basura. 

Desde el comienzo hasta el final, el problema del vertedero, es todo bussines, hasta para la compra de los terrenos, había que buscar a alguien, que garantizara, ese 5% de la compra, por eso, el rumor corre, como la propia humareda del vertedero, de que existen elementos vinculantes, entre el alcalde y el dueño de los terrenos. 

No más palabra señor juez, dejemos que sean algunos de los periodistas y comunicadores, quienes hacían ruido con el problema del vertedero y no hablaban del gran negocio, que se escondía detrás, como es el negocio de la basura. 

El negocio de reciclaje de la basura va, a pesar de las protestas de algunos funcionarios, que han quedados fuera del mismo, el principal socio del negocio, será el presidente de la Republica, a través de Dominicana Limpia y la alcaldía, pondrás su firma y su sello gomigrafo, en todo los negocios se gana, pero también se pierde. 

El negocio del reciclaje de la basura, traerá más problema en la zona y más para la aérea de influencia de la comunidad de Maggiolo y la propia bahía de Cofresis y los negocios turísticos, que están establecidos en esa zona. 

La comunidad de Maggiolo, se convertirá en un pandemoniun, con la entrada y salida de camiones de basuras, para que estas sean depositadas y recicladas en dicho lugar. 

Dominicana Limpia, tiene como proyecto de negocio de reciclaje de basura a 18 municipios del país, en que el municipio de san Felipe de Puerto Plata, está incluido, 

Con la presencia de Dominicana Limpia en Maggiolo, la municipalidad ha perdido su competencia, como gestor del territorio y administrador del suelo, entonces, quien será el garante de la sostenibilidad ambiental de dicha zona, donde no saldran perjudicados los moradores de Maggiolo, los empresarios turísticos de Cofresis y el propio medio ambiente. 

Los moradores de Maggiolo y los empresarios turísticos de Cofresis, deben exigir, política que vayan destinada a la prevención, mitigación y adaptación, a los efectos ambientales, que produciría, ese relleno sanitario y la empresa recicladora en dicha zona, por lo que deben demandar su traslado a otro lugar, de no hacerlo deberán crear un fondo económico de compensación, para la sostenibilidad ambiental y el desarrollo de la comunidad de Maggiolo, la actividad turistica y la protección y conservación de los recursos naturales y marinos, de la bahía de Cofresis. 

La agonía del vertedero está presente, pero también el negocio de la basura, se convierte en algo amenazante al hombre y la propia naturaleza, la ciudadanía, debe continuar vigilante, en su lucha contra un llamado relleno sanitario, pero que en el fondo será un depósito de basura, para reciclarla y hacer negocio, perjudicando a los moradores de Maggiolo, a los empresarios turísticos, al propio medio ambiente y al desarrollo del proyecto de ciudad. 

Por: Juan Payero Brisso
 


No hay comentarios