Breaking News

El turismo religioso, valor histórico de la República Dominicana


El desarrollo turístico de República Dominicana se fortalece y el destino oferta su variedad, en esta ocasión tratare sobre el turismo religioso. 

Desde la colonización de los españoles, llego la religión católica a nuestro territorio y de aquí a las Américas. 

La historia nos coloca como un país de tradición católica, pues al relatar lo sucedido en La Vega Real, primer asentamiento católico del nuevo mundo, ya que allí se realizó el primer bautizo al catecismo en nuestra tierra, siendo el cacique Guarionex junto a toda su familia en 1496. 

Debemos destacar nuestros monumentos histórico-religiosos como la Catedral Primada de América, la Iglesia Santa Bárbara, el Convento de los Dominicos, la Basílica de Nuestra Señora de La Altagracia, el Santo Cerro, el Cristo de los Milagros y el santuario de la Señorita Elupina Cordero, se unen a las creencias mágico-religiosas de la herencia africana para formar una ruta de gran valor para el turista. 

La peregrinación de mayor trascendencia se hacen a la Basílica de Nuestra Señora de La Altagracia, en Higüey, que cada 21 de enero se trasladan miles de fieles a celebrar la fiesta religiosa más impórtate del país, pero debemos destacar que esta es visitada por miles de turista anualmente que conocen su historia cada día. 

Ubicado en La Vega, en la cima del cerro, se encuentra el Santuario Nacional Nuestra Señora de las Mercedes, que es la patrona del pueblo dominicano, este es visitado durante todo el año por personas que acuden a cumplir algunas promesas, rendirle culto a la Virgen, admirar la belleza del valle de la Vega Real o conocer este lugar que es signo de fe y de historia, intensificándose las peregrinaciones desde el mes de agosto, y en los días próximos al 24 de septiembre, Día de las Mercedes. 

También tenemos en Bayaguana está el santuario Cristo de Los Milagros, es una de las representaciones culturales más fascinantes donde los feligreses llegan cada 28 de diciembre para observar el ritual donde las personas ofrecen toros al Cristo, que recibe la iglesia de mano de jinetes, para venderlo para el desarrollo de obra religiosa en la zona. 

Pero de acuerdo a las rutas programadas por las regiones, podemos iniciar por la región Este con San Pedro de Macorís, con la catedral San Pedro, El Seibo con La iglesia Santa Cruz, La Romana con la iglesia Santa Rosa De Lima, Hato Mayor con la iglesia Las Mercedes, Monte Plata con la iglesia de Boyá, y Sabana de la Mar con la iglesia Elupina Cordero, que además de la Basílica de Higüey son partes del atractivo que anima a los turistas, nacionales y extranjeras, visitar esta zona. 

En el Sur tenemos en el municipio de Bánica, provincia Elías Piña, está el Cerro de San Francisco de Asís, visitado por los fieles en busca de la bendición del agua que cae en forma de gotas, la que consideran bendita, dentro de una de las cuevas del cerro. También del polvo calizo que se desprende de sus paredes, al que se le atribuye un poder milagroso, una creencia que se enmarca dentro del sincretismo y religiosidad popular que caracteriza al dominicano. 

Tengo que mencionar el Sendero de la Fe”, un proyecto que conduce a la Iglesia del Santo Cerro y tiene como objetivo principal promover la peregrinación en la zona Norte del país como una alternativa turística. 

En una invitación que nos hiciera el Ministerio de Turismo a través del Departamento de Promoción Turística, dirigido por Milka Hernández se nos explicó la iniciativa de este ministerio y la Diócesis de La Vega que busca llevar este recorrido religioso incluye el Museo Sacro, frente a la catedral de la ciudad de La Vega, el Camino de Los Misterios Marianos y la escultura Monumento a la Luz del Mundo, concluyendo en el Santuario Nuestra Señora de las Mercedes, en el Santo Cerro. 

Es parte del proyecto turístico-religioso “Ruta de la Fe” que promueve la cartera de Turismo, una peregrinación que comienza en La Isabela, Puerto Plata, y atraviesa Santiago, La Vega Vieja, La Vega y Santo Domingo. 

Por: Cristian Mota 

No hay comentarios