Breaking News

Por el desarrollo y bienestar del país, que cada quien haga su parte

En este nuevo año no esperemos un milagro de que los de arriba se preocuparan por los de abajo, la cultura liberal se encuentra a la deriva, donde los valores de la igualdad, la búsqueda de oportunidades, los valores sociales, de familia y de servicio al bien se encuentran en un proceso de deterioro acelerado. 

Es el desarraigo social, la apatía, los que viene predominando en mucha gente, donde el hastió y la indignación, se hacen eco para abrazar ideas oscuras y populistas, para que las ideas liberales y de izquierdas, no encuentran espacios ni vigencia en la sociedad. 

El surgimiento de Trump, en Estados Unidos, de Macri en Argentina y de Bolsonoro en Brasil, es el más vivo ejemplo de la ola conservadora, ultraderechistas y xenofóbica, predominando hoy en el mundo. 

Ese ha sido el ritmo social, político, económico y cultural, con el surgimiento de esta ola conservadora, lo que resulta un gran reto y desafío, para el mundo democrático y progresista, de cómo detenerla y construir un mundo mejor. 

Hoy nos encontramos con un gran déficit de esperanza y de paz mental, donde muchos de nuestros amigos han elegidos el camino del inmovilismo y la inercia política, a pesar de que sus predicas se corresponde con las ideas del progreso, ven pasar por el frente de sus casas, esa ola conservadora, que tanto atenta contra la libertad y el progreso de los pueblos. 

Tenemos que reconocer que año 2018, fue un año de grandes dificultades para nuestro país, nuestro pueblo y la propia familia, debido a que la presencia de la corrupción en el Estado, el gobierno y la sociedad, produjo mayores niveles de impunidad, pobreza y desigualdad social en el país. 

En el año 2018, fueron muchos los sectores individuales, que tuvieron grandes éxitos, a través de la apropiación de los recursos del Estado y del gobierno municipal, pero esos éxitos no se han traducidos a favor de un pueblo, que lucha cada día por alcanzar una vida decente y prospera, pues la corrupción se ha comido sus valores, recursos y esperanza. 

A pesar de todo nos corresponde a cada uno de los actores, que luchan por un cambio democrático pasar balance, para realizar un nuevo comienzo, en el 2019 y encontrar las oportunidades para hacer lo posible en la construcción de una propuesta de cambio, de transformaciones y reformas, para alcanzar un mejor mañana para nuestro país. 

La Republica dominicana está compuesta por un conjunto de ciudadanos, que aspiran a una sociedad más justa, sin esperar que sea un milagro para alcanzar su estado de bienestar, pero cada quien debe hacer su parte y ponerse en movimiento a favor del cambio democrático y de rumbo del país. 

Esa debe ser el inicio, para lograr una nueva esperanza de paz, bienestar, igualdad y justicia, en año 2019.- 

Por: Juan Payero Brisso

No hay comentarios