Breaking News

Ninguna sociedad, como la puertoplateña, desprecie más a la juventud


Los jóvenes puertoplateños no tienen futuro, son despreciados por un modelo de sociedad, que los excluyes del mercado laboral y de los estudios. 

Ese modelo social excluyente, que es propiciado por el gobierno central, el poder local y el empresariado, no tiene nada que ofrecerles a los jóvenes para vivir un presente decente y un futuro mejor, que garantice su proyecto de vida, de manera estable y prospera. 

Por qué ese desprecio hacia los jóvenes, cuando no se le da ningún tipo de oportunidad para trabajar y estudiar y se le deja a merced de la delincuencia, la drogadicción, el alcoholismo y la prostitución. 

No puede haber un modelo social, tan despreciable, como lo que sostiene hoy, el PLD, contra la juventud y particular contra los jóvenes puertoplateños. 

Son cientos de jóvenes, que se encuentran hoy, en las calles, buscando empleos y oportunidades de becas para seguir estudiando y otros, que han salido tempranamente de la escuela, a causa de la deserción escolar. 

La juventud ha sido sometida a un estado de precarización, vulnerabilidad, marginalidad, estigmatización y hasta la muerte, por quienes detentan el poder. 

Los jóvenes de hoy, no tienen la posibilidad de desarrollar un proyecto vital de cara a un futuro a corto plazo, ni a nivel laboral, de estudio ni afectivo, como es el de vivir en pareja, es decir, hacer una familia. No tienen otra opción que vivir un presente incierto y lleno de incertidumbre, porque su futuro es sin futuro. 

La juventud está atrapada entre nuevos placeres, que les ofrece el mercado y la ausencia de nuevos valores, debido a que la familia no está actuando como un eje unificador y orientador de los hijos. 

El panorama parece muy desalentador, para los jóvenes, pues ninguna sociedad, como la actual, desprecia tanto a los jóvenes. 

Nuestra juventud, debe reflexionar y asumir una actitud crítica frente a los grandes problemas, que le agobia, luchando por mejores condiciones de vida, estudio y trabajo, para poder construir un mejor destino, en contra la marginalidad y la ignominia, de un régimen, que no ofrece nada a los jóvenes ni en su presente y advenir. 

Por: Juan Payero Brisso

No hay comentarios