Breaking News

La otra cara y mirada de Puerto Plata

La ciudad de Puerto Plata, posee dos caras y dos miradas diferentes, sobre sus viajes hacia el desarrollo y bienestar de su gente. 

Tenemos un gobierno municipal, que su misión no es apostar por el desarrollo y el bienestar de la ciudad y su gente, pero tampoco por estar vinculado a la principal actividad económica de la ciudad, sino más interesado en sus intereses personales y de grupo, que del propio colectivo. 

También tenemos sectores empresariales, carentes de una visión sobre el proyecto de ciudad y cuya función es estar apegada a iniciativa de otros, a contribuir a la mordida de los recursos públicos y municipales, a ser cómplices del estado de corrupción imperante en nuestra sociedad y a monopolizar todos los estamentos de toma de decisiones, como es el caso de los patronatos y otras instituciones, en la que diez personas, se viven rotando cada años, sin tomar en cuenta a los demás y sin tomar ningún tipo de iniciativa creadora o innovadora a favor del desarrollo de Puerto Plata. 

Tenemos una representación legislativa completamente muerta, (claro está con sus excepciones), que no manifiesta un peso de sus posiciones y propuestas, en el Congreso nacional a favor de Puerto Plata. 

También tenemos una alcaldía y una representación edilicia, que los puertoplateños, ya no saben de qué hablar y hacer con ella, pues están completamente desvinculadas de la cultura y la realidad de Puerto Plata, pues su mayor preocupación es la ¨mordida¨ del presupuesto municipal. 

Y, tenemos informadores públicos, compuestos por medios, periodistas y comunicadores, donde la mayoría actúan como verdaderos sicarios de la comunicación, donde la profesión ha sido dejada atrás y la propia honradez informativa, olvidándose de la ciudad y sus gentes, para andar detrás de un político, un funcionario o un empresario y ejercer también sus actos de ¨mordidas¨. 

Esa es una de la cara de Puerto Plata. 

También existe, la otra cara de Puerto Plata, la que se le desconoce sus derechos, la que se le impide su participación en la sociedad, la que no se consulta, la que se minimiza sus opiniones y las que sus quejas no son oídas. 

Esa cara de Puerto Plata, está integrada por la clase media y sectores populares, que cada día ven reducidos su poder adquisitivo y calidad de vida, la cual está siendo cercada por las actividades monopolistas de la Carnival, la ineficiencia y corrupción de la municipalidad, la corrupción e impunidad de políticos y funcionarios corruptos, acompañados por la complicidad de ciertos empresarios y periodistas y comunicadores, que se olvidaron de su profesionalidad por intereses mezquinos, en contra de la sociedad y de sus propias familias, en particular, que también sufren el rigor de ese estado de cosas. 

La mirada de estos sectores, es ignorar el estado de pobreza, en que viven la mayoría de los puertoplateños, con más de un 20 por ciento de desempleo, un 14 por ciento de analfabetismo, con la presencia de una muerte materna de 129 %, un 39 por ciento de mortalidad infantil y un 15 por ciento de los jóvenes sin posibilidad de estudiar y trabajar, después que terminan el bachillerato y los que se gradúan, han sido tirados a las calles, para que la delincuencia y el narcotráfico, se adueñen de ellos, pues no encuentran trabajo por ningún lado. 

Esa es la otra cara y mirada de Puerto Plata. 

No hay manera de alcanzar desarrollo y bienestar con dos caras y miradas diferentes, debe haber una sola mirada para Puerto Plata, aquella que exprese la verdadera realidad y el verdadero sentimiento y voluntad de todos los puertoplateños, para aprovechar todas las posibilidades y oportunidades para construir una verdadera ciudadanía, que no sea marginado o excluida de la sociedad, por el hecho de no pertenecer al club de los exclusivos, o del partido en el poder. 

Todos somos dominicanos y tenemos los mismos derechos y deberes, expresado en la Constitución y en la que todos formamos partes de la sociedad puertoplateña y por lo tanto, la ciudad también nos pertenece a todos. 

Puerto Plata debería tener una sola cara y una sola mirada, pero acompañada de una fuerte voluntad política, haciendo uso del dialogo, entendiéndose de manera consensuada, para poder producir un verdadero cambio democrático, en la búsqueda de su desarrollo y bienestar para todos. 

Por: Juan Payero Brisso

No hay comentarios