Breaking News

En la sociedad civil se mezclan contrarios y beneficiarios de la impunidad



Los adversarios de la Marcha Verde son los corruptos y los que garantizan la impunidad… la Marcha Verde hoy es el espacio político que está impulsando la construcción de una nueva democracia….pero todavía no se ha dado cuenta. 

La afirmación la hizo la politóloga Olaya Dotel al participar en el 2do debate del ciclo “La Hora Cero de la Democracia”, iniciativa de El País Que Queremos orientada al diálogo abierto y libre entre la ciudadanía activa y los actores sociales y políticos. 

Olaya Dotel. 

El 2do debate, realizado en el marco de la Escuela de Verano de la organización política, se realizó a casa llena este miércoles 18 de julio en el salón principal del Colegio Médico Dominicano a partir de la pregunta ¿Para qué marchamos? Y contó con exposiciones de los panelistas Juan Bolívar Díaz, padre Rogelio Cruz y Olaya Dotel. 

De acuerdo con lo planteado por Dotel, la Marcha Verde es un espacio de acción política no solo porque los movimientos sociales son parte del sistema político, sino principalmente porque “su demanda es profundamente política…. el fin de la impunidad”. 

Para Dotel la impunidad constituye el principal engranaje de la reproducción del poder de la élite gobernante. “Si la corrupción financia campañas electorales y crea la base de sustentación económica de los liderazgos gobernantes, entonces la impunidad es la que protege la base de reproducción del poder”. 

Vista del público del debate sobre la Marcha Verde organizado por El País Que Queremos. 

En ese sentido dijo que cuando Marcha Verde reclama el fin de la impunidad está colocando “el dedo en la llaga” que hoy carcome “lo que nos queda de democracia”. 

“Este movimiento ha puesto la mirada en el centro del problema, pero todavía falta”, indica al precisar que no basta lograr grandes movilizaciones, e incluso, articularse con las fuerzas políticas de oposición que tengan la valentía de comprometerse con la lucha contra la impunidad. 

“También se requiere lograr los cambios que garanticen la instalación de una institucionalidad democrática, que derroque el presidencialismo, e impida que ningún otro partido vuelva a hacerse de todo el poder político convirtiendo la representación en una palabra hueca y sin contenido”. 

Olaya Dotel considera que los adversarios de la Marcha Verde son los corruptos y los que garantizan la impunidad de la corrupción; aclara que la sociedad civil es un sector diverso cuya identidad tiende a difuminar los conflictos que derivan de sus intereses, colocando su atención en el intento constante de influir en el Estado. 

“Es así que organizaciones sociales populares como Acción Comunitaria por el Progreso, ACOPRO, o el Comité para la Defensa de los Derechos Barriales, COPADEBA, al igual que el Consejo Nacional de la Empresa Privada, CONEP, son igualmente miembros de la sociedad civil, pero sus intereses no son los mismos, más bien, todo lo contrario”. 

Agrega que en la sociedad civil gravitan organizaciones que son y serán fuertes aliadas en contra de la corrupción y la impunidad, pero recuerda que también allí están parte de los grandes beneficiarios de la impunidad que hasta en jueces se han convertido como ocurrió con el cado de Punta Catalina. 

Para la politóloga los movimientos sociales como la Marcha Verde se articulan desde lo político pero a veces se actúa queriendo demostrar lo contrario, y la realidad es que se trata de una articulación política, insistió al expresar que el cambio real solo es posible a través de la conquista del poder político.


No hay comentarios