Breaking News

Breve historia de las mordidas y la corrupción.

Las mordidas son una suerte de ritual de nuestros presidentes, senadores, diputados, alcaldes, ediles, funcionarios, militares, políticos, y ciudadanos, que bajo el encanto del dinero, han hechos de ellas, una forma de aprovechamiento y apropiación de los recursos del Estado, gobiernos y alcaldías. 

Muchas personas hablan, que es una expresión de nuestro ancestro cultural de mestizaje y que ya forma parte de la dominicanidad. 

Desde aquel articulado el 210, introducido a la Constitución de la Republica en 1844, dio origen al caudillismo, el presidencialismo, el clientelismo, el patrimonialismo y la corrupción. 

Luego, durante la dictadura de Ulises Hereaux, 

(Lilis), el clientelismo y el patrimonialismo, alcanzaron un gran auge y repercusión en el pueblo dominicano. 

La corrupción no se detuvo en el gobierno de Lilis, sino que se desarrolló en todos los gobiernos, que se produjeron a finales del siglo XIX y comienzo, del siglo XX. 

Es durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, donde esta adquiere mayor poder de concentración, en el Estado Dominicano y particularmente en el propio poder personal del jefe. 

Durante la turania trujillista y la apertura democrática del país, sectores de la oligarquía dominicana se apropiaron de los recursos del Estado, robándose la mayoría de las empresas estatales y tierra del Estado, que estuvieron en manos del dictador Trujillo. 

Durante el gobierno de Donald Reed, se produce un estado de carencias de libertades, represión del pueblo dominicano y un estado de corrupción, que trajo como consecuencia la guerra de abril, en 1965, en la que se produce una ruptura con esos estados de cosas. 

Terminada la guerra de abril, e instalado el gobierno de Joaquín Balaguer, en 1968, impuesto a la fuerza por el imperio norteamericano, provocando un estado de represión y asesinatos contra todos los opositores al gobierno de Balaguer. 

Durante los doces años de gobiernos, que ejerció el poder, Joaquín Balaguer, la corrupción alcanzo niveles importantes en los diferentes estamentos del Estado y en particular en los diferentes de gobiernos balagueristas, que ya hastiada la ciudanía en su denuncia que, Balaguer, para negar la existencia de la misma, expreso que ¨la corrupción se detenía en la puerta del Palacio¨. 

Durante los gobiernos liberales del PRD, dirigidos por Jorje Blanco y Antonio Guzma, el primero fue sometido a la justicia y encerrado por corrupto y el segundo, se suicidó por el estado de corrupción, que existió durante su gobierno. 

En el 1996, con la ascensión al poder del PLD y Leonel Fernandez y mediante una alianza con el Partido Reformista Social Cristiano, comienza un nuevo modelo en el manejo de los fondos públicos, que origen a un estado de corrupción diferente a los gobiernos pasados. 

A dos años del gobierno del PLD, su presiente Leonel Fernández, proclama ¨que es el seguidor del Balaguer ismo y del vinchismo¨, abdicando de los principios políticos, morales y éticos de su maestro, el profesor Juan Bosch. 

Bajo esta premisa establecida por Leonel Fernández, aparece toda una plataforma de poder, usando la corrupción, como instrumento de ejercicio de poder y para mantenerse en el poder. 

El primer ejercicio fue el caso, PEME, donde se vino a revelar por primera vez, la manera de corromper a los miembros de las comunidades y la ciudadanía, con el uso de este instrumento de corrupción de que había que pagar a los ciudadanos para evitar la corrupción. 

Una parte de este programa fueron sometidos a la justicia y encerrados transitoriamente y luego fueron liberados sin ninguna culpa. 

A partí de ahí, el PLD, aprendió la lección y se encargó, de llevar al poder judicial a miembros del comité político, para controlar ese poder y corromper el mismo y el Estado derecho. 

Luego diseñaron un programa de ayudada a la mayoría de los más pobres, basados en entregas de tarjetas, de bonos gas, bonos luz, bonos para madres solteras y estudiantes, en la que han logrados mediante estas ayudas controlar un millón y medio de personas. 

Con el presupuesto de la nación, los llenaron de botellas, bajo la complacencia de la Cámara de Cuentas, con personas que no podían ni pueden justificar aun, sus puestos en diferentes estamentos del Estado. Esto también se reprodujo en los diferentes ministerios del gobierno y alcaldías del país. 

La Cámara de diputados y senadores, diseñaron un modelo de corrupción, basado en ¨las nominillas¨ y el ¨cofresito¨, lo que vino también a fortalecer la corrupción en los tres poderes del Estado y el poder local. 

Luego corrompieron a los medios de comunicación, comunicadores y periodistas, a través de botellas, nombramientos de relacionadores publicos, en los diversos ministerios y estamentos del gobierno, con asignación de anuncios y jubilaciones para periodistas y comunicadores. 

Con ese tinglado, el gobierno logro un control de la comunicación en el país y destinando más de 300 millones para financiar a esos sectores. 

A partir de ahí, la base comunicacional del gobierno, junto a una franja de comunicadores y periodistas, se han encargados de manipular, marear e idiotizar al pueblo, con sus informaciones toxicas y mediatizadas y justificar la permanencia en el poder del PLD y la continuidad de Danilo Media. 

El daño ha sido grande no por ejercer las mordidas en el gobierno y en diferente organismo gubernamental y empresarial, sino por el gran daño que han hecho en corromper la moral de la conciencia nacional. 

El modelo de corrupción no se ha detenido ahí, sino que para mantenerse en el poder, y ganar elecciones, se ha unido a compañía mafiosa internacional, como el caso de Odebrecht, quien financio y soborno a todos los poderes públicos del país, como el ejecutivo, el judicial y el congreso nacional, a empresarios, a periodistas y comunicadores, para lograr su objetivo de operar en el país de manera impune. 

Todo este estado de corrupción e impunidad, ha creado un estado de indignación y rebeldía del pueblo dominicano, que se ha manifestado, a través de la marcha verde y otros escenarios de lucha del pueblo dominicano. 

Hoy, la lucha continua contra las mordidas y la corrupción manifestada en el gobierno de Danilo Medina y su continuidad y así, como, del retorno al poder de Leonel Fernández, al poder. 

La indignación y rebelión del pueblo dominicano, es muy grande, que una gran mayoría, están pidiendo un cambio democrático, para salir del asco moral del PLD, en el poder. 

Por: Juan Payero Brisso.

No hay comentarios