Breaking News

Sector turismo necesita un plan de desarrollo



Para que el turismo de la República Dominicana siga creciendo es fundamental que el Gobierno, los empresarios y la sociedad civil acuerden un plan nacional de desarrollo turístico basado en la sostenibilidad y la competitividad.

Así lo consideró Simón Suárez, pasado presidente de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores) y de la Asociación de Hoteles y Turismo del Caribe.
“Este gran pacto se articularía en un nuevo Plan Nacional de Desarrollo Turístico, por el que Asonahores ha abogado ya por años”, dijo al presentar la ponencia magistral de apertura del 

Primer Simposio sobre Biodiversidad Costera y Turismo.

Asimismo planteó que uno de los grandes desafíos del país es “diseñar las estrategias para promover un desarrollo turístico sostenible y la competitividad del producto”, y esto incluye tener municipios funcionales que entreguen los servicios con eficiencia y sin corrupción.

Suárez cuestionó las acciones ilegales en que incurren algunos, en detrimento de los propios recursos naturales.

“Con la complicidad de los responsables de hacer cumplir la ley, se reportan con frecuencia acciones ilegales como el uso irresponsable de los 60 metros de playa; eliminación de dunas y extracción de arena; daños a los manglares costeros; daños a las barreras coralinas; relleno de humedales y lagunas, y extracción de materiales de construcción en los ríos”.

También se refirió al “manejo descuidado de los desechos sólidos, y el irrespeto al ordenamiento territorial, que procuran mantener el equilibrio entre desarrollo y preservación medioambiental. Acciones estas que muchas veces cuentan con la aprobación oficial formal o encubierta”.

“A veces se toman atajos y no se cumple el debido proceso, como la obligación de escuchar las comunidades y demás actores involucrados, que podrían ser afectados por las decisiones de las autoridades, cuyo poder reglamentario no está por encima de la comunidad”.

Suárez refirió como ejemplo de sus críticas, “el caso de los cambios recientes en el ordenamiento territorial en el litoral Este, hechos para permitir edificaciones de hasta 22 pisos de altura”

A su entender, esa decisión se ha tomado sin sustentar las decisiones en los estudios científicos que justifiquen estos cambios y sin tomar en cuenta los argumentos de quienes se oponen.







No hay comentarios