Breaking News

La nueva política debe alimentar la esperanza del cambio democrático


El Partido de la Liberación Dominica PLD, tiene más de 20 años en el poder, produciendo desesperanza, clientelismo, patrimonialismo, incertidumbre, frustración, corrupción e impunidad, en la que el pueblo dominicano ha visto su esperanza muerta. 

Los partidos tradicionales se han comportados, al igual que el PLD en el poder contemporizando, ofreciendo más de lo mismo, sin hacer oposición y cometiendo lo mismos errores, practicando los egos y obstaculizando la unidad de acción opositora y retrasando el proceso de convergencia para sacar del poder al PLD en el 2020. 

La nueva política tiene que alimentar la esperanza del cambio democrático, en el pueblo, los jóvenes, las mujeres, los sectores ciudadanos, comunitarios y demás sectores democráticos y populares para producir el verdadero cambio democrático en el país. 

La nueva política tiene que propiciar una política de unidad de acción con la oposición, para exigir el cumplimiento de la ley, la legalidad y para producir reformas importantes a nivel de los poderes públicos y municipales y contribuir a una mejor calidad de la democracia. 

La nueva política, tiene que romper los egos de los dirigentes de partidos y grupos alternativos,, ya que son obstáculos para desarrollar una unidad de acción de acuerdos mínimos y producir un proceso de convergencia de sectores políticos, ciudadanos y comunitarios. 

La nueva política debe tomar el escenario de la municipalidad, lo más cercano al ciudadano para levantar las reivindicaciones más sentidas de la ciudadanía y las comunidades para producir el verdadero cambio democrático a nivel municipal y regional. 

La nueva política debe aprovechar la calle y el escenario parlamentario para construir y presentar propuestas de reformar democráticas, combinadas con las exigencias de reivindicaciones democráticas con política y lucha de calle. 

La nueva política debe construir medios alternativos propios de comunicación, aprovechar la prensa, la radio, TV y las redes sociales. 

La nueva política debe combinar la política de cambio democrático y de rumbo del país, con la política de cambio a nivel municipal. Esa política debe ser lo más equilibrada posible, atrevida, complementaria, dinámica, atractiva, convocante, contestaría, propositiva y esperanzadora. 

La nueva política debe conmover a la gente y sembrar la esperanza de que es posible, el cambio democrático para desplazar al PLD del poder en el 2020. 

Cambiar la subjetividad de la gente, despertarla y llevarla a la acción, es el gran reto de la nueva política para obtener el cambio democrático y de rumbo del país. 

Por: Juan Payero Brisso 



No hay comentarios