Breaking News

Grupo Vicini llama al gobierno a “bailar merengue” sin pisarse los pies


Campos de Moya proclama la agenda de las grandes industrias dominicanas: aumentar la productividad, incrementar el crédito, romper el sesgo importador y convertir al Estado en facilitador de la producción. 

“Estamos llamados a bailar un sabroso merengue entre el sector público y privado, en donde se necesita que no nos pisemos los pies, sino que cada cual juegue su papel, manteniendo el ritmo, sabiendo que para ser calificados como buenos en el mercado necesitamos escuchar la misma melodía”. 

Así lo dijo ayer Campos De Moya, presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana, durante el acto de entrega de un “premio periodístico”. 

Leído como proclama el discurso del empresario resultó un posicionamiento sobre los principales problemas del país y las soluciones que desde la familia Vicini se plantean, esto tomando en cuenta que Campos de Moya es un empleado de la citada familia y una de sus funciones es dirigir la aird, como ha sucedido con varios de los presidentes de la entidad. 

“Nos llena de orgullo hablar a nombre de un sector que constituye uno de los estandartes más sólidos del desarrollo sostenible de nuestro país”, dijo al establecer su visión del contexto: “Vivimos en la era de la Industria 4.0. La era de la inteligencia artificial, de la impresión 3D”. 

Tras enumerar los avances de la revolución tecnológica que vive el mundo, Campos de Moya reconoció que “nos encontramos rezagados” y que la clave para la reindustrialización es “planificar” y tener “capacidad política” para dirigir o redirigir recursos hacia “actores capaces”. 

“República Dominicana abrió sus fronteras sin haber definido estrategias intersectoriales, de valor agregado y sin ninguna estrategia de política industrial. El resultado: un proceso de desindustrialización cada vez más profundo que es necesario revertir”, expuso al denunciar el auge de las importaciones y el congelamiento de los empleos formales con un déficit comercial cada vez más elevado. 

Campos de Moya lamentó que el sector industrial haya sido el de menor crecimiento en promedio con respecto al resto de la economía dominicana. “El impacto de las importaciones en nuestra economía y la ausencia de políticas industriales es todavía más impactante”, señaló. 

Para el presidente de la aird no se gana si las importaciones son 20 veces más que las exportaciones, lo que asocia a que “en las últimas décadas no hemos contado con políticas claras destinadas a fortalecer la producción y las exportaciones”. 

Además del sesgo importador del gobierno Campos De Moya enumeró problemas como la informalidad, la evasión y el contrabando precisando que la industria es uno de los sectores con mayor nivel de presión tributaria. 

No más impuestos 

“Cualquier incremento impositivo desmesurado puede crear una desventaja comparativa frente a las importaciones. La competencia no es local es global y por ello debemos analizar el impacto que tienen las medidas administrativas en la competitividad de las industrias”, expresó el empresario ligado mucho tiempo a la industria de la caña. 

Refirió que el sector industrial exhibe un índice de formalidad superior al 70% contra un 50% del total del país. Asegura que el empleo de la industria es de mayores salario y calidad que la mayoría de los sectores de la economía. 

“No debemos seguir contando con una estructura fiscal y procedimientos administrativos que favorezcan la importación en lugar de los encadenamientos productivos entre sectores”, advirtió. 

Minería 

El tema de sostenibilidad adquiere otro color cuando se habla de minería, Campos De Moya dijo que “debemos ser capaces de atraer importantes inversiones mineras” que aporten “muchos ingresos fiscales”, velando porque cuenten con la tecnología para que “esa inversión no afecte nuestro ambiente”. 

Aclaró que no estaba pidiendo “acciones proteccionistas” sino que se tome en cuenta el desarrollo productivo en todas las decisiones del Estado, sobre todo en las “compras gubernamentales”. 

Según Campo de Moya no es mucho pedir que “pensemos siempre en nuestro desarrollo productivo” antes de tomar cualquier “decisión gubernamental”, incluyendo cualquier cambio administrativo que incremente los costos de producción, “como sucedió recientemente con el anuncio del aumento del peaje de transmisión de la tarifa eléctrica”. 

El empresario exhortó al gobierno a mirar hacia los países del este de Asia que –indica- han alcanzado desarrollo económico y social en apenas 20 años. “Pero no tenemos que volver los ojos a puntos tan distantes para darnos cuenta que algunos países de América Latina han estado y están impulsando políticas productivas que fomentan y fortalecen su industrialización, como Colombia, Argentina, Chile”. 

La nueva era 

Campos de Moya propugnó por una “nueva era de industrialización” ambientalmente amigable, capaz de generar empleos de calidad y de sostener el crecimiento económico de los últimos 20 años. 

La industria es para el empresario la punta de lanza de la transformación del modelo económico, cuyas prioridades tienen que ser aumentar la productividad, incrementar el crédito al sector, romper el sesgo importador y convertir al Estado en facilitador de la producción.

No hay comentarios