Breaking News

Datos auditoría OMSA muestran vínculos entre corrupción y reelección



Los datos de la auditoría realizada por la Cámara de Cuentas a la Oficina Metropolitana de Autobuses (OMSA) revelan la relación entre el despilfarro del presupuesto público y la reelección del presidente Danilo Medina. 

El informe lo establece claro, la gestión de Manuel Rivas, hombre de confianza del presidente Medina, ha sido una verdadera piñata desde la instalación del gobierno danilista en 2012. 

Contratos ilegales con altos funcionarios de la institución, mafias en los talleres de reparación de los autobuses, compras amañadas, duplicidad de pagos, entre otras anomalías son parte de las conclusiones del informe que detalla cómo el gobierno de Medina malversó una gran cantidad de millones. 

El informe revela que más de RD$9,700 millones de pesos fueron manejados sin control desde 2012 hasta 2017. 

El uso de los recursos en la OMSA se asemeja más al de un “cartel mafioso” que al de una institución pública. De hecho su director Manuel Rivas guarda prisión acusado de mandar a matar al abogado Yuniol Ramírez porque supuestamente lo estaba chantajeando con denunciar los “secretos” de la institución. 

Ahora la auditoría saca a la luz las compras directas sin contratos, las falsas declaraciones de urgencia, la contratación de empresas de los propios funcionarios, la duplicidad en la reparación de autobuses y una pila de violaciones a la ley y la Constitución. 

Entre los contratos asignados a altos funcionarios se encuentra el de la compañía Ramel Corporation propiedad del gerente financiero de la OMSA, coronel Faustino Rosario, quien adquirió bienes valorados en RD$17.2 millones, también de las empresas Suplifarma JYY, Farmas JHR Express, donde aparecen como socias Rosa Elena Peña y Yumilde del Carmen Rosario Díaz, esposa y hermana, respectivamente, del gerente financiero de la OMSA. 

La empresa del gerente financiero (Ramel Corporation) fue beneficiada con contratos y órdenes de compras de juguetes, confección de t-shirt, comida y rotulación de autobuses por un monto de RD$18.7 millones. 

Asimismo según la auditoría hay 3,535 órdenes de compras a 33 proveedores sin contrato por un monto pagado de RD$2,157 millones, también se pagaron más de cuatro millones de pesos a dos talleres para la misma reparación de un autobús. 

Los detalles de las anomalías administrativas y financieras son abrumadores, visto en conjunto se trata de una institución convertida en una verdadera mafia institucionalizada, algo posible si quien está a la cabeza es un íntimo amigo del Presidente además de ser el jefe del Partido de la Liberación Dominicana en Santo Domingo Este, el municipio con mayor peso electoral del país. 

El informe fue enviado al procurador general Jean Alain Rodríguez el pasado jueves, pero es poco lo que se puede esperar de un gobierno enfrentado a los movimientos ciudadanos que luchan por el fin de la impunidad.


No hay comentarios